El subsecretario de Derechos Humanos Población y Migración, de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas afirmó que México, convertido ahora también en un país de destino, “va a mantener sus puertas abiertas como lo hicimos en los momentos más graves de la pandemia, en donde se consideró como una actividad esencial el refugio”, dijo al conmemorar el Día Mundial del Refugiado.

“Vamos a mantener las puertas abiertas para aquellas personas que buscan una oportunidad, que buscan paz y tranquilidad, que en nuestro país la encuentren es una responsabilidad del Estado mexicano y la vamos a cumplir no solo como una obligación legal sino por convicción humanitaria y defensa de los derechos humanos”, subrayó Encinas.

Además, destacó que era un gran honor conmemorar el Día Mundial de los Refugiados en un lugar tan emblemático como la casa Refugio Citlaltépetl que ya desde hace más de veintidós años ha abordado el fenómeno de refugiados desde una perspectiva cultural y que ha dado refugio a escritores de muy diversas nacionalidades víctimas de la violencia y de la persecución política en sus distintos países.

También refirió que es importante la conmemoración porque en este año se celebra la primera década de la reforma constitucional que en el artículo 11 estableció reconocimiento pleno de los derechos humanos de todas las personas y en particular el derecho a solicitar asilo y protección internacional.

“Comentábamos hace rato con Andrés Ramírez, titular de la Comar que con los registros al mes de junio ya estamos rebasando las cincuenta mil solicitudes de refugio de nacionalidades muy diversas, no solo de Honduras, Guatemala, El Salvador, sino que tenemos cifras crecientes de otras nacionalidades de Haití, Nicaragua, Venezuela, Colombia, pero también nacionalidades extra continentales que se han venido incrementando de manera muy significativa”, apuntó Alejandro Encinas.

Huyen de la violencia

En este sentido mencionó que eso da cuenta no solo de la profunda tragedia humanitaria que ha representado la pandemia en muchas regiones del sur del continente sino también lamentablemente de las afectaciones a los derechos de muchas personas que se ven obligadas a salir de su país ya sea por la violencia delictiva, por la persecución política, por los desastres naturales, por el cambio climático y de manera muy particular, derivado de la pobreza, de la migración y la falta de oportunidades.

“Esto da cuenta no solo de la profunda tragedia humanitaria que ha representado la pandemia, sino también la establemente las afectaciones a los derechos de muchas personas que se vieron obligadas a salir de su país, ya sea por la violencia delictiva, por la persecución política, por los desastres naturales, por el cambio climático, pero también derivado de la pobreza, marginación y las faltas de oportunidades”, subrayó el subsecretario de Gobernación.

Y llamó a celebrar el Día del Refugiado “refrendando nuestro compromiso con sus derechos humanos y garantizar siempre el derecho al asilo, al refugio, a la protección internacional que se merecen todas las personas”.

En el evento la refugiada nicaragüense Mariam Gabriela Pérez Guerra relató su experiencia como refugiada.

“Mi nombre es Mariam Gabriela y nací en Nicaragua, país hermoso, de gente buena pero sacudido por gobernantes crueles que han hecho de la injusticia ley. Donde los derechos humanos no son sólo incumplidos sino también violados. Mi esposo y yo estamos en México desde el 2 de octubre de 2018 y nos hemos encontrado en el camino a personas que se han convertido en familia, por voluntad, por decisión, familia que nos ha enseñado la grandeza del ser humano”.