La Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador, también conocida como pastafarismo, no será reconocida legalmente en Australia. La petición hecha por una mujer de Adelaida ha sido desestimada por el juez, que considera a la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador está llena de elementos humorísticos. Por esta razón, la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador no puede ser considerada legalmente, pues en realidad se trata de una parodia a las religiones tradicionales.

Bobby Henderson, físico estadounidense, inventó los preceptos de la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador con el objetivo de ridiculizar los del Diseño Inteligente. Esta es una corriente que intenta demostrar la existencia de dios con supuestos indicios de que el Universo es obra de una inteligencia superior. Así nació la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador.

Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador

En 2005, el Consejo de Educación de Kansas propuso el modelo de diseño inteligente como alternativa a las teorías de la evolución. La respuesta de la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador fue épica.

Bobby Henderson argumentó que, si el diseño inteligente podía enseñarse en las escuelas, la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador también. Bajo esa premisa, la idea de que dios es una masa voladora gigantesca de espaguetis a la boloñesa con ojos, como lo plantea la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador, debía ser considerada. Con ello, el físico consiguió que el Consejo de Educación retirara su propuesta, pero la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador sobrevivió y se hizo popular.

A raíz de ello, la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador se convirtió en un movimiento social que busca ridiculizar las decisiones políticas basadas argumentos religiosos. Es por ello que contienen muchas referencias a la Biblia, pero en tono de parodia, como el “viejo testículo” y el nuevo testículo”. Lo que por supuesto consideró el juez.