Al momento del accidente el menor conducía un automóvil Volkswagen Jetta con placas de Coahuila.

Un trágico final fue el que tuvo un jovencito de apenas 14 años de edad, al morir decapitado después de estrellar su auto contra una barra de contención, en el municipio de Galeana.

La estructura de acero penetró el vehículo como si fuera una barra de mantequilla, debido a la velocidad en que se desplazaba el automóvil.

Trascendió que al parecer el menor andaba bajo los efectos de las bebidas alcohólicas, pero las autoridades esperarán los resultados de las pruebas toxicológicas.

Protección Civil Municipal, informó que el accidente se reportó a las 2:00 horas en el kilómetro 183, en la Carretera 57, en el mencionado municipio.

El menor fue identificado como Kevin Ronaldo Rosales Camarillo, de 14 años, quien tenía su domicilio en el Ejido Navidad, en dicha localidad.

Al momento del accidente el menor conducía un automóvil Volkswagen Jetta con placas de Coahuila.

Según los informes recabados por las autoridades, el menor estuvo conviviendo con unos familiares en un domicilio del Ejido San Rafael.

Después de consumir bebidas alcohólicas toda la noche, el menor decidió regresar a su domicilio ya durante la madrugada.

Al parecer en el trayecto se quedó dormido sobre el volante, lo que provocó que su automóvil se fuera a la izquierda contra el barandal metálico de protección.

La barra de más de 7 metros atravesó el parabrisas y cortó la cabeza del conductor, quien murió de forma instantánea.

Personal de Protección Civil de Galeana llegó al sitio, pero ya nada pudieron hacer por el afectado.

Por ser un tramo federal, el caso quedó en manos de los elementos de la Guardia Nacional División Carreteras.

Haciendo acto de presencia también personal de la Agencia Estatal de Investigaciones y peritos de la Fiscalía General de Justicia.