¿Con el pueblo todo: sin el pueblo nada?

Por Javier Treviño

El Presidente de México habla todos los días del pueblo. En la conferencia de prensa matutina de ayer, AMLO pronunció la palabra “pueblo” no menos de 30 veces. Yo logré escribir algunas de las ideas en que el Presidente de México usó el concepto de “pueblo”:

1. “Otra enseñanza de Juárez que estamos llevando a la práctica es que, con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada”.

2. “¿Quiénes pueden sustituirme? Bueno, pues primero hay que tomar en cuenta que va a ser el pueblo el que va a decidir”.

3. “Yo ya voy a terminar, si el pueblo lo decide así, si el Creador me lo permite, si la naturaleza también, yo voy a estar hasta finales de septiembre del 24 y a partir de entonces me jubilo, no vuelvo a participar en política, en nada.

4. “Y se unieron todos: líderes políticos de partidos que habían engañado durante años, décadas, que eran distintos y se quitaron la máscara, y se sumaron intelectuales orgánicos que también estaban al servicio del régimen y medios de información al servicio del régimen corrupto, todos, una gran alianza opositora, conservadora, reaccionaria, corrupta, clasista, racista, y no pudieron porque el pueblo de México es muy, muy inteligente, es un pueblo sabio y sabe lo que le conviene y lo que no le conviene. A pesar de la manipulación, de la guerra sucia, del bombardeo en contra de nosotros, no pudieron”.

5. “Entonces, ahora se unen todos y no pudieron gracias a que hay mucha conciencia ciudadana, política, en el país; el pueblo de México es de los pueblos más politizados del mundo y por eso avanzamos”.

6. “Yo no llegué a la Presidencia para mantener el status quo, no llegué a la Presidencia para que se conservaran los mismos grupos de intereses creados, que se mantuvieran los privilegios para que el gobierno siguiera al servicio de una minoría. Yo llegué a la Presidencia para llevar a cabo una transformación en beneficio del pueblo”.

7. “Un partido que no tiene esos objetivos, que no tiene esos ideales, en donde el pueblo no cuenta, no tiene ninguna posibilidad de desarrollarse, de crecer. Entonces, aquí no hay más que el pueblo”.

8. “¿Saben por qué aguantamos nosotros toda la andanada, toda esta guerra sucia? Porque estamos apoyados por el pueblo. Entonces ¿cuál es la enseñanza mayor de esa historia? Hay que confiar en el pueblo porque el pueblo, además, contrario a lo que piensan los conservadores, es agradecido, es lo más noble que hay, la gente humilde”.

9. “Entonces, nosotros vamos a seguir igual. Le llaman a esto populismo, paternalismo. No me importa que nos etiqueten de esa manera porque es un cuento, es una simulación, un engaño. Lo que le dan a los arriba le llaman fomento o rescate y lo que se le da los pobres -por cierto, poco- le llaman populismo, paternalismo. Entonces, no”.

Después de escuchar al Presidente, recordé que, cuando estudié la maestría en políticas públicas, en uno de los cursos analizamos diferentes casos de estudio de la relación entre populismo y administración pública.

Desempolvé mis notas de aquellos años y a continuación transcribo las principales ideas:

1. De acuerdo con muchos académicos prestigiados, el discurso sobre el pueblo ha servido de excusa para no poner la atención debida a la eficacia que se requiere en la administración pública, a la excelencia de la burocracia ni a la gobernabilidad democrática.

2. No hay una mayor preocupación para los habitantes de una nación que llegar a ser testigos de un retroceso democrático por incompetencia en la administración pública. Sería peor que una revolución o un golpe de estado o una intervención de otro país.

3. En las democracias modernas, la administración pública se ha convertido en una institución pluralista. Lo que preocupa es un retroceso democrático que pudiera reducir el pluralismo político.

4. El riesgo aparece cuando un gobierno intenta aumentar el poder del Ejecutivo, centralizar la estructura o los recursos, politizar en exceso o ideologizar a los servidores públicos y a las normas, intentar reducir o desaparecer los mecanismos de rendición de cuentas, censurar a los medios de comunicación, tener un impacto indebido sobre el manejo de las elecciones.

5. Cuando el líder de una nación habla de la voluntad del pueblo se intenta privilegiar la política sobre la administración. Los ciudadanos tenemos una visión negativa de la concentración del poder político. Nos interesa proteger los derechos civiles, aplicar el estado de derecho y asegurarnos que el sistema tenga los frenos y contrapesos adecuados.

6. Las naciones que están en peligro son aquéllas en las que sus líderes consideran que la sociedad se divide en en dos campos antagónicos, “el pueblo puro” versus “la élite corrupta”, y que sostiene que la política debe ser una expresión única de la voluntad general del pueblo.

7. Los servidores públicos de excelencia deberían cumplir varios roles en la formulación de políticas. Las organizaciones de la administración pública deberían ser instituciones sofisticadas, con alto grado de autonomía, acostumbradas a operar en un entorno político complejo.

8. La administración pública es proveedora de bienes públicos, con estructuras de rendición de cuentas, con canales de participación ciudadana, leyes de transparencia y otras medidas para compatibilizar administración y pluralismo político. Así funcionan las democracias contemporáneas.

9. En teoría, la administración pública, que debería ser una institución pluralista de la democracia liberal, no toleraría las ideologías populistas que perciben una sola “voluntad del pueblo”.

10. La tarea de los líderes políticos es crear un gobierno más eficaz, de acuerdo con los principios de la democracia y el pluralismo. Eliminar el pluralismo en la burocracia del gobierno federal sería un grave retroceso.

11. Un discurso anti-pluralista, puede ir desde lo cultural a lo étnico o socioeconómico. Considera la administración pública como necesaria para promover su ideología o como un obstáculo que debe minimizarse cuando se habla por “el pueblo”.

12. Cuando un nuevo gobierno llega, se enfrenta a un orden administrativo establecido, un status quo con legados y hojas de ruta que limitan las opciones administrativas disponibles. Hay un orden, un entorno, salvaguardas, un aparato robusto, que hacen los cambios más difíciles.

13. El riesgo es que un nuevo gobierno, con una visión negativa, busque el desmantelamiento de la burocracia. Cuando tiene una una visión positiva del Estado busca fortalecer las instituciones de la administración, para realizar plenamente su agenda política.

14. Los objetivos y opiniones hacia la burocracia cambian con el tiempo y también dependiendo del área de política. El deseo de un estado fuerte en materia de política energética puede estar acompañado de una preferencia por un estado débil en los asuntos de aplicación de la ley.

15. ¿Cómo puede el populismo transformar la administración pública de acuerdo con su ideología anti-pluralista?

a) Centralizando las estructuras administrativas y reduciendo la autonomía. Es un cambio incremental. Se busca desempoderar a la organización de servidores públicos establecida mediante la creación de otras nuevas. Se establecen nuevas unidades en las burocracias tradicionales y se transfiere el poder a partes del sistema administrativo más ideológicas, que responden mejor a los deseos del nuevo liderazgo.

b) El realineamiento organizativo se realiza mediante la redistribución masiva de recursos entre las dependencias. Se producen despidos significativos y a gran escala. Se colocan partidarios ideológicos en posiciones de importancia estratégica, y se cambian las reglas y procedimientos de reclutamiento y ascenso para consolidar su naciente poder ejecutivo.

c) Se busca reformar las normas burocráticas para establecer una cultura administrativa que enmarca la crítica como desobediencia y reprime las opiniones disidentes. Se espera que los burócratas sean leales al nuevo y carismático liderazgo, no a las instituciones ni a la Constitución.

d) Se utilizan decretos y reglamentos ejecutivos para marginar al Poder Legislativo. Se reconfigura el poder que otorga al Ejecutivo la autoridad total sobre la burocracia. Se silencian las presiones externas. Se controla y elimina la disidencia.

En Twitter: @javier_trevino