La Selección Nacional de Argentina, sufriendo ante Colombia y luego de igualar a una anotación en los 94 minutos de juego, venció 3-2 a Colombia en la tanda de los penales luego de que el arquero Damián Martínez atajara tres penales y con ello encaminara el pase argentino a la Final de la Copa América.

Argentina regresa a una Final de Copa América luego de su subcampeonato ante Chile en la Copa América del 2016, siendo que ahora buscan quitarse un total de 28 años de sequía sin ganar un título internacional en selección mayor y buscarán hacerlo ante su eterno rival, en contra de Brasil, en un duelo épico en el que se enfrentará Lionel Messi y Neymar Junior en el Maracaná. 

Argentina se fue adelante en el marcador luego de una asistencia de Messi desde dentro del área chica hacia Lautaro Martínez, jugador que al minuto siete marcó el 1-0 tras definir al poste más lejano del arco defendido por Ospina.

Colombia igualó al minuto 60 gracias a Luis Díaz, mientras que Argentina tuvo la victoria en los 90´ luego de una jugada en la que Martínez definió al arco a pase de Di María y Barrios de Colombia salvó en la raya, mientras que Messi, al 80 y luego de una asistencia en tres cuartas partes de la cancha, entró al área chica, remató y la pelota pegó en el travesaño.

Todo se tendría que definir en los penales y ahí ambos equipos anotaron gracias a Cuadrado y a Messi, mientras que aquí vino el show de Damián Martínez, arquero argentino, guardameta que tras la falla de Rodrigo de Paul desde los once pasos, se echó el equipo al hombro y atajó un total de tres penales.

Argentina ganaba 3-2 luego de los dos penales atajados por este portero, siendo que Colombia estaba obligada a marcar para tener algo de aspiraciones, pero ahí apareció Martínez y se mandó su tercer penal atajado y con ello encaminó el pase argentino a la Final de la Copa América.

Tras esto, el sueño de Conmebol, de que estén Argentina y Brasil en la Final de la Copa América del próximo sábado 10 de julio a las 19:00 horas de la noche en el Maracaná se convierte en una rotunda realidad.