El presidente de Haití, Jovenel Moïse, recibió doce disparos de bala luego de que un comando lo atacó.

El juez de paz que realizó el informe forense al cadáver del presidente de Haití, Jovenel Moïse; señaló que el mandatario recibió doce impactos de bala.

El magistrado suplente de Pétion-Ville, Carl Henry Destin, señaló en una entrevista que el despacho y dormitorio del presidente haitiano fueron saqueados.

Así mismo, se indicó que los orificios en el cadáver de Moïse era de armas de grueso calibre y proyectiles de 9 milímetros.

Además, señaló la forma en que fue encontrado el cuerpo del mandatario de Haití.

“Lo encontramos tumbado de espaldas, con los pantalones azules, la camisa blanca manchada de sangre, la boca abierta y el ojo izquierdo perforado”.

Además, tenía un balazo en la frente, uno en cada pezón, tres en la cadera y uno más en el abdomen.

En el lugar del crimen fueron encontrados casquillos de 5,56 y 7,62 milímetros, entre el portal y el interior de la residencia de Moïse.

La esposa del presidente se encuentra en un hospital de Florida

Sin embargo, los testigos niegan que haya más personas heridas, con excepción de la primera dama; quien tuvo que ser trasladada a Florida, Estados Unidos, luego de que corrió el rumor que había muerto.

La empleada doméstica y el guardia fueron atados por los miembros del comando, que gritaron “operación DEA”.

En tanto la hija del mandatario estaba en el lugar, logró esconderse en la habitación de su hermano cuando comenzó el ataque.

Así mismo, se señaló que la Policía Nacional de Haití abatió a cuatro de los presuntos atacantes; y se informó que otros dos ya fueron detenidos por las autoridades.

El magnicidio ocurrido el pasado miércoles se da a menos de tres meses de que se llevarán a cabo las elecciones presidenciales y legislativas.