Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

“¡Muy bien! Me gusta que no abandone usted su proyecto. Se ve que es usted un hombre de convicciones. Alójese por de pronto en la fonda y tome el primer tren que pase. Trate de hacerlo cuando menos; mil personas estarán para impedírselo. Al llegar un convoy, los viajeros, exasperados por una espera demasiado larga, salen de la fonda en tumulto para invadir ruidosamente la estación. Frecuentemente provocan accidentes con su increíble falta de cortesía y de prudencia. En vez de subir ordenadamente se dedican a aplastarse unos a otros; por lo menos, se impiden mutuamente el abordaje, y el tren se va dejándolos amotinados en los andenes de la estación. Los viajeros, agotados y furiosos, maldicen su falta de educación, y pasan mucho tiempo insultándose y dándose de golpes.”, escribió el universal jalisciense Juan José Arreola en su cuento “El guardagujas”.

A Samuel García Sepúlveda, gobernador electo de Nuevo León, lo están calando. Jaime Rodríguez Calderón, a pesar de llegar con una legitimidad que Samuel no tiene, cayó en el garlito, perdió legitimidad en sus aventuras nacionales. Samuel sigue la misma ruta: ni cortesía ni prudencia, como dice el cuento. Cortesía sí con un presidente que ha dejado a Nuevo León sin presupuesto. Cortesía no con quienes tiene qué gobernar.

¿Choque de trenes o guardagujas?

Los restauranteros no son los empresarios de Nuevo León. No son la IP. Cenar con ellos está bien, pero eso no legitima. No van a existir fotos, por lo pronto, con los empresarios que importan. No van a existir fotos con los representantes de los poderes fácticos. Eso se hace en lo oscurito. Que no abandone usted su proyecto, dice el cuento. Y, sin embargo, Samuel se entrega al conflicto, al tumulto, como lo hizo el Bronco.

En una entrevista fundamental con Víctor Martínez, Samuel confronta: “Yo veo que, sin duda, las fuerzas políticas tradicionales, al haber perdido posiciones claves como gubernatura, pues están viendo la manera de reorganizarse, reinventarse, y el animal está herido y quiere dar coletazos”.

El animal no está herido. Los electores le dieron al PRIAN el Congreso. MC no tiene municipios relevantes. Luis Donaldo Colosio tiene su propio proyecto. Alejandro Junco ya empezó a alejarse de Samuel. La IP que importa aún no lo pela. Samuel tiene que atender su profesión de guardagujas, los trenes ya no pueden chocar en Nuevo León.

No sólo entereza, humildad, escribió Octavio Paz. La humildad de las vías posibles.