Por Jorge Narváez.

@SoyJorgeNarvaez

Estamos próximos a vivir otra vez el inicio de un nuevo torneo con panorama incierto en cuanto al aforo permitido en los estadios. Autoridades acaban de disminuir del 70 al 50 por ciento de la capacidad permitida en los recintos deportivos, y la cifra puede empeorar de acuerdo a la tendencia en los casos diarios de contagios.

Esto nuevamente pone en jaque a los directivos en cuanto a temas de finanzas. Evidentemente les afecta ahora que están vendiendo abonos y que no pueden poner a la venta la totalidad de la capacidad de sus estadios, pues no hay garantía que todos entren.

Habrá una pelea por conseguir boletos para entrar a ver los partidos, esto en caso de haber venta libre de entradas. Muchos desean estar presentes en el inicio del torneo para ver en acción a los refuerzos que se consiguieron los equipos.

Esta situación da pie para que los clubes vendan más boletaje de lo permitido, tal y como sucedió con Pachuca. Nuevamente la limitante en el aforo llega en un momento clave del torneo. El anterior fue en la fase de Liguilla, la etapa más emocionante del torneo.

Quizá los equipos que más resentirán las restricciones en sus ingresos son América, Chivas, Cruz Azul, Tigres y Rayados. Estos son los equipos que más afición captan en cada partido, sumándole que siempre son los favoritos al título.

De estos cinco, tal vez Rayados sea el club que más jugadores de refuerzos contrató y que, con las limitantes, pudiera presentar pasivos. Aunque todos sabemos que está respaldado por una empresa multinacional y además no dan un paso sin huarache.

Será nuevamente un torneo con bastantes limitantes. Aquí ya no hay más culpable que la propia sociedad que ha relajado medidas ante la apertura de más comercios. Ojalá el panorama no obligue a las autoridades a suspender en su totalidad la movilidad ni la economía.

Fotografía: Matías Giraudi/ ONCE Diario