Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Samuel Alejandro García Sepúlveda, no le creas a Alejandro Junco, dueño de El Norte-Reforma, tampoco al presidente Andrés Manuel López Obrador, no te está apoyando, está enfrentándose de nuevo al Instituto Nacional Electoral y al tribunal electoral, por lo acontecido en Guerrero y Michoacán. No te confundas, Samuel Alejandro y no confundas a Mariana.

“Arremete AMLO contra INE por caso Samuel García”, titula El Norte-Reforma la postura de López Obrador en la mañanera. ¿En realidad el presidente acometió con “ímpetu y furia” en contra del INE por el caso Samuel? Hay que bajarle tres rayitas. Si acaso existió ímpetu, fue por los casos de Michoacán y Guerrero, no por el caso del gobernador electo de Nuevo León. ¿Y furia? Ninguna, esa interpretación sólo existe en la cabecita de Alejandro Junco. En la mañanera de hoy, no como distorsiona el medio de comunicación, lo relevante fue el golpe en contra de dos candidatos de Morena y, en segundo término, el tema de Samuel García y Mariana.

Ajeno a las soluciones de los procesos electorales-jurídicos, Andrés Manuel disminuyó el conflicto a un asunto emocional y pergeñó: “Pues deben de participar, como todos, sin límites. Y es lo más normal, que un simpatizante, más si se trata de la esposa, pues hable bien de su esposo. Si va a cobrar o no va a cobrar, pues eso es otra cosa. Yo veo esto más politiquero, porque ni siquiera diría ‘político’. La política es un noble oficio. Hay que ver quién está ahí maniobrando. Por eso hay que renovar el INE y el tribunal, para que haya seriedad”.

En ningún momento el presidente “arremetió” contra el INE por el caso Samuel García, aunque Samuel, en sus redes, trate de aprovechar el video mañanero.

¿Familia o Famiglia?

Los aportes familiares a la campaña de Samuel García Sepúlveda podrían reconvertirse en un apoyo de famiglia (peyorativamente italiana). De no rebasar los topes de campaña, las multas del INE contra Movimiento Ciudadano y el gobernador electo de Nuevo León serán un mal menor comparadas con los aportes de campaña de los familiares de Samuel.

“El Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó multar a Movimiento Ciudadano por triangulaciones millonarias de la familia de Samuel García que fueron usados en su campaña de manera indebida, intentando burlar a la autoridad electoral haciéndolos pasar como donaciones en especie”, informó el periódico Milenio.

El problema de Samuel brinca de la multa del INE a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales y sigue en manos de la Unidad de Inteligencia Financiera y la Fiscalía General de la República. Ahí reside el verdadero problema que puede llegar, incluso, a la anulación de las elecciones y enviar a la cárcel, ya que estamos hablando de delitos graves, a algunos actores de los ilícitos.

Impugnar o pagar las multas del INE no excluye la indagatoria del dinero inyectado indebidamente a la campaña: ¿de dónde provino el dinero, cuál es la ruta? ¿Lavado de dinero? ¿Delincuencia organizada? Nadie discute el triunfo de Samuel Alejandro, la discusión es si ese triunfo fue legal o lleno de trampas. Las autoridades resolverán el caso y veremos próximamente si hay gobernador constitucional o nulidad en las elecciones. Por lo pronto, la multa contra MC y Samuel García-Mariana Rodríguez, es apenas una serife de la T del Tribunal Electoral y, como dijera el clásico, aún hay más.