La segunda medalla olímpica para la delegación mexicana llegó en la disciplina de Clavados en la modalidad de 10 metros Sincronizados y fue para la pareja de Alejandra Orozco y Gabriela Agundez.

Pasaron tres días para que, de la primera medalla, llegara la segunda, luego de que Alejandra Valencia y Luis Álvarez en Tiro con Arco le dieran a México el primer metal olímpico durante el sábado, siendo que ahora tanto Orozco como Agundez, con una gran ronda de cinco clavados en el Parque Acuático en el que compitieron, lograron otro bronce para la delegación azteca y ahora se subieron al podio junto a Estados Unidos y China, quienes terminaron segundos y terceros, esto durante la madrugada del presente martes. 

Ale Orozco y Gaby Agundez habían llegado a la quinta ronda de clavados con menos de un punto de desventaja sobre Japón, siendo que en su último intento se mandaron un clavado digno de unos 71 unidades para que cerraran la competencia con 299.70 puntos y superaran a las niponas, quienes no lograron meterse al podio olímpico a pesar de que fueran anfitrionas.

Esta segunda medalla de bronce para el equipo mexicano solo fue superado por la plata de Estados Unidos, país que con su pareja logró en sus cinco clavados un total de 310.80 unidades, mientras que China, la gran favorita, se llevó el oro con sus clavadistas tras sumar 363.78.

Tras el mal clavado de Japón, ni Malasia ni Alemania superaron lo realizado por ese clavado de 3.2 grados de dificultad para Orozco y Agundez que entregó un total de 299.70 unidades y con el cual se aseguraron la medalla de bronce, logrando así quitarse la mala suerte de los dos primeros cuartos lugares en clavados dentro de la rama varonil y femenil en días anteriores para la delegación mexicana. 

Con esto, México ya suma su segunda medalla olímpica y ésta fue de bronce, logrando esta con una pareja como la de Orozco y Agundez que vino de menos a más en la competencia y las cuales ahora celebran el ser atletas mexicanas con presea olímpica en Tokio.