Al ver qué no se transita hacia un regreso a clases de manera presencial o híbrido en tierras regias, líderes de organismos intermedios, empresariales y educativos demandaron que se les permita estás acciones aunque sea de manera voluntaria.

Así lo expresaron este martes líderes de opinión al ver qué la Pandemia ha generado  un rezago educativo que no abona en nada a mejorar el nivel escolar se la sociedad mexicana.

Por lo que Iván Rivas Rodríguez, Director General de Coparmex Nuevo León; July Mendoza García, Presidenta de la Unión Neoleonesa de Padres de Familia A. C., Regina Garza, Representante del colectivo de Abre mi Escuela en Nuevo León; y Javier E. González Jiménez, Fundador del Instituto Welfare demandaron al Estado que se dé el regreso a clases.

Asegurando que las vacunas están haciendo su trabajo y dan resultados pero se debe de mejorar la educación ya.

Por ello el domingo 8 de agosto, habrían de manifestarse de manera pública vestidos de blanco en un evento nacional con 10 estados, concentrándose a las 10:30 debajo de Palacio Municipal de Monterrey y de ahí partir a la Secretaría de Educación Pública.

El representante del sector patronal, al demandar que la educación sea considerada como una actividad esencial en la entidad, criticó la decisión de la Universidad Autónoma de Nuevo León de retrasar su regreso a clases presenciales hasta octubre, por cuestiones políticas sin tomar en cuenta las necesidades de sus estudiantes.

«Como la Universidad pública recibe presupuesto del Gobierno del Estado, no se van a pelear y por eso decidieron atrasar su regreso a clases presenciales», denunció Rivas Rodríguez.

En la conferencia de prensa virtual participaron July Mendoza García, presidenta de la Unión Neoleonesa de Padres de Familia A. C., Regina Garza, representante del colectivo de Abre mi Escuela en Nuevo León; y Javier E. González Jiménez, Fundador del Instituto Welfare.

Mendoza García anunció que el domingo 2 de agosto se realizará una concentración de padres de familia acompañados de sus hijos en los bajos del Palacio municipal de Monterrey, para después participar en una marcha de protesta hasta la secretaria de Salud estatal, en demanda de las clases presenciales.

Esta movilización, agregó Regina Garza, forma parte de un acto de protesta que se llevará a cabo de manera simultánea en una docena de estados, como parte de los reclamos de la agrupación Abre Mi Escuela.

«La sociedad de Nuevo León exige y necesita el regreso a clases presenciales», o hibridas, para el próximo ciclo escolar, con todas las medidas y protocolos pertinentes. Sabemos que es posible un regreso responsable y de manera segura. Estamos dispuestos a ser parte de la solución y trabajar en conjunto para que así sea», afirmó la representante en la entidad de Abre Mi Escuela.

«La pandemia ha tenido catastróficas consecuencias en nuestro estado por el rezago educativo, el abandono escolar y la grave afectación psicológica haciendo que cada día que pasa sea haga mas grande. Los daños que están sufriendo nuestros niños y niñas son abrumadores. Las cifras son alarmantes, hay aumentos en índices de violencia familiar», agregó