Sergio Ramírez, señaló que no es la primera vez que lo acusan por delitos debido a su oposición a las dictaduras como la que representa Daniel Ortega.

La Fiscalía de Nicaragua acusó y pidió detener al escritor y exvicepresidente, Sergio Ramírez, por actos que “incitan el odio”, “conspirar” contra la soberanía y por “lavado de dinero”.

Ramírez que recibió en 2007 el Premio Cervantes se encuentra exiliado de Nicaragua debido a la persecución por parte del gobierno de Daniel Ortega.

A través de su cuenta de Twitter el escritor señaló que no es la primera vez que es víctima de persecución.

“No es la primera vez que ocurre en mi vida. En 1977, la familia Somoza me acusó por medio de su propia Fiscalía, y ante sus propios jueces, de delitos parecidos a los de ahora”, señaló Ramírez.

El escritor es un ferviente crítico al gobierno de Daniel Ortega que buscará la relección en los comicios de noviembre.

“Las dictaduras carecen de imaginación y repiten sus mentiras, su saña, su odio y sus caprichos. Son los mismos delirios, el mismo empecinamiento ciego por el poder”.

Asimismo, al escritor es acusado por la Fiscalía de Nicaragua de recibir fondos de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, cuyos directivos están acusados de lavado bienes y activos.

Por lo que, se ordenó la captura y allanamiento de morada en contra del colaborador del periódico mexicano, La Jornada.

Sergio Ramírez paso de vicepresidente a opositor

Sergio Ramírez tiene actualmente 78 y fue miembro de la junta de gobierno que asumió el poder tras el triunfo de la revolución de 1979.

Entre 1985 y 1990 se desempeñó como vicepresidente durante el primer gobierno de Daniel Ortega.

El escritor presentará la próxima semana en Madrid, España, su novela “Tongolele no sabía bailar”, obra que está inspirada en las protestas de 2018 y la represión por el Gobierno de Nicaragua.