De la misma forma que hacen todos los políticos que han sido señalados por corrupción, el expresidente Felipe Calderón acusa “persecución política” y pretende litigar su asunto en redes sociales en lugar de hacerlo frente a las autoridades correspondientes, pretendiendo culpar al gobierno federal de uso de la justicia “para revanchas políticas”, por las acusaciones realizadas ante autoridad judicial por el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya sobre su participación en el caso Odebrecht.

El expresidente señala, por medio de su cuenta de Twitter, a la actual administración de acusarlo falsamente a él y a otros involucrados pues, en su opinión se trata de revancha política. En el mensaje adjunta un video producido por un medio respaldado por Claudio X. González y Gustavo de Hoyos y auspiciado por Coparmex en donde se pretende exonerar al coacusado por el mismo asunto, Carlos Treviño, quien hoy está acusado de recibir millonarios sobornos en el caso Odebrecht y pesa sobre él una orden de presentación otorgada por un juez.

“¡Basta ya de utilizar la justicia para revanchas políticas! La imputación que burda e inútilmente han tratado de hacerme y que denuncia Treviño carece en absoluto de fundamento. No sólo en éste: hay otros casos donde a quienes citan amenazan con tal que me acusen falsamente”, acusa Calderón en su mensaje por redes sociales.

Al intentar justificar que no asisitió voluntariamente a su cita con la justicia, Treviño envió una carta por medio de su abogado, donde acusa a la Fiscalía General de la República (FGR) de, supuestamente, buscar utilizarlo para proceder contra Felipe Calderón y demás exfuncionarios señalados por Emilio Lozoya Austin.

“Me quieren judicializar y mantener recluido en una prisión de máxima seguridad para obtener de mi persona una declaración falsa contra el expresidente Felipe Calderón (…) No lo voy a permitir y no lo voy a hacer”, señala Treviño en su escrito.

El último director de Pemex durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, presentó una denuncia de hechos ante el Ministerio Público de la Federación donde acusa que la FGR pretende procesarlo para obtener una declaración falsa, misma en la que acusa a Emilio Lozoya Austin de haber declarado falsedades ante la Fiscalía General de la República sobre su presunta participación en el caso Odebrecht y señala a Lozoya como testigo no confiable y con incentivo para mentir.