Decenas de grupos de derechos humanos y ambientalistas piden a Biden estrategia migratoria que considere cambio climático incluidas altas temperaturas

El calor extremo es una amenaza mortal para las poblaciones migrantes hacia Estados Unidos. Decenas de grupos defensores de derechos y ambientalistas piden al presidente Biden ajuste su política migratoria.

Se trata de una misiva enviad por decenas de organizaciones que describen los peligros cada vez mas acentuados para los migrantes, esto debido al cambio climático.

“Es urgente que la estrategia de Estados Unidos para la migración en el contexto del cambio climático debe arraigarse en la protección de los derechos humanos”, indicó Thomas Rachko, de Human Rights Watch (HRW), según reportó la agencia EFE.

La misiva dirigida tanto al presidente Biden como al secretario de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro Mayorkas, fue suscrita por el Consejo de Defensa de los Recursos Humanos, la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, Amnistía Internacional, entre otros.

No ignorar las realidades

Clara Long, directora de HRW reprochó a Biden que el mensaje a los migrantes: “No vengan” ignora las realidades de gente que huye por su vida y su derecho a buscar protección.

En ese sentido se precisa que Juanita Constible, del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, indicó que “el calor extremo es ya una amenaza mortal para los migrantes y las comunidades fronterizas”.

En la misiva se detalla que «los condados estadounidenses a lo largo de la frontera con México podrían tener un promedio anual de 60 días con un índice de calor encima de los 38 grados celsius (100 Fahrenheit) en unas pocas décadas”.

Afecta a toda la población

Las respuestas inadecuadas al calor extremo afectan también a las comunidades fronterizas.

Esto, incluida la gente que cruza la frontera regularmente por razones de trabajo, escuelas y visitas a amigos y familiares señaló Vicki Gaubeca, de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur.

Human Rights Watch dio a conocer el miércoles la carta enviada por 68 grupos al gobierno de Estados Unidos.

Lo que se solicita es aplicar un nuevo enfoque a las acciones en la frontera suroccidental después del letal calor registrado este verano.

En este sentido la agencia AP subraya que el suroeste se ha convertido en una de las regiones que se están calentando más rápidamente en Estados Unidos.

Detalla que ello afecta cada vez más por el cambio climático, que está agudizando las olas de calor, los huracanes y los incendios forestales.

Se precisa que la política de limitar el ingreso de migrantes que aspiran a solicitar asilo «pueden obligarlos a efectuar recorridos riesgosos por áreas peligrosas».

Los grupos mencionaron los fallecimientos en agosto de una mujer migrante y su hija de 10 años en el desierto al oeste de Yuma, Arizona.

Lo anterior debido a temperaturas que llegaron a los 48 grados Celsius (119 Fahrenheit). Agentes fronterizos hallaron a un niño de 2 años junto a los cadáveres.

En Arizona, el grupo sin fines de lucro Humane Borders y la oficina del médico forense del condado Pima señalan que en julio fueron hallados los restos de 19 migrantes en el sector fronterizo del estado.

Con ello el total de cuerpos recuperados en 2021 ascendió a 146.