En lo que va de la administración, Nuevo León logró cumplir alrededor del 90 por ciento de las recomendaciones emitidas por la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres.

Martha Cecilia Reyes Cruz, presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres, indicó que si bien aún falta mucho por hacer, el Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario (GIM) reconoció su trabajo a lo largo de los últimos años.

El llamado es a dar continuidad a los diferentes programas que ya existen, y fortalecer las acciones.

«A casi cinco años de la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, no han cesado los esfuerzos de parte de las instituciones involucradas en su prevención, atención, sanción y erradicación, se ha avanzado mucho, pero reconocemos que faltan mucho por hacer ante la magnitud del delito, seguimos trabajando de manera coordinada y aquí están algunos resultados», manifestó.

De manera adicional, la funcionaria presentó el informe de actividades 2020, donde resaltan esfuerzos para la prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres.

Destacan trabajo colaborativo y permanencia de programas

El trabajo colaborativo, destacó, permitió establecer bases sólidas para avanzar en el cumplimiento de la declaratoria de AVGM.

Al respecto, Fabiola Alanís Sámano, titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), afirmó que la violencia contra las mujeres es una flagelo social que sólo puede eliminarse con la suma de esfuerzos de todos las autoridades, actores sociales y la sociedad en su conjunto.

Sentido en el que destacó la importancia de que puedan permanecer los programas y estrategias encaminadas a ello durante la próxima administración estatal para darle una continuidad.

«Quiero agradecer al gobierno de Nuevo León y especialmente a la presidenta del Instituto de las Mujeres su compromiso y entrega a esta noble tarea».

Opinión compartida por Martha Moramay Gómez, encargada del seguimiento, quién explicó lo importante de los avances obtenidos en la operación del Banco Estatal de Datos e Información sobre Casos y Delitos de Violencia contra las Mujeres (Baesvim) para la operación de las órdenes de protección, el Programa Único de Capacitación y la difusión del objetivo y alcance de la declaratoria.