El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) puso punto final al atropellado proceso postelectoral por la gubernatura de Guerrero, al validar el triunfo de la candidata de Morena, Evelyn Salgado, provocado por múltiples demandas de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional y de la Revolución Democrática, que fueron rechazadas de lleno en la ponencia del magistrado presidente Reyes Rodríguez, que fue aprobada sin debate y por unanimidad.

El proyecto aprobado desestimó los agravios principales presentados por los partidos de oposición: uso indebido de programas sociales; injerencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en el proceso y el incumplimiento de requisitos de la candidata ganadora.

En lo referente al supuesto uso indebido de los programas sociales, Reyes Rodríguez señala que no fueron entregados ni en periodo de veda electoral ni en actos públicos, por lo que consideró que no repercutieron en la equidad de la contienda.

El proyecto considera también que, si bien el Presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió en varias ocasiones a la elección en Guerrero, lo hizo sobre la nulidad de la candidatura de Félix Salgado, sin aludir a las posteriores candidaturas, por lo que no influyó en el proceso, lo que descarta que hubiera injerencia alguna.

Finalmente sobre las objeciones específicamente del PRI y el PRD sobre el incumplimiento de las disposiciones estatutarias en la selección de la candidata, fue descartada de plano por Reyes Rodríguez al señalarles que no tienen interés jurídico para impugnar decisiones internas de otro partido.