El regreso a clases presenciales en Nuevo León comenzó con algunos tropiezos, pero avanza viento en popa. A cuatro semanas del inicio del ciclo, el panorama es positivo.

A cuatro semanas del inicio del ciclo escolar 2021-2022, el escenario es mejor al inicial, cuando la entidad se encontraba en el pico más alto de la tercera ola de Covid-19.

Los contagios por la variante Delta aparecieron desde la primera semana, pero hoy son cada vez más esporádicos.

Inclusive, tras una mejoría en el Semáforo Epidemiológico, al pasar de cinco a dos rojos en los últimos 28 días, el Consejo de Seguridad en Salud determinó incrementar de un 30 a un 40 por ciento los aforos en los planteles educativos.

Liberan horarios de clases presenciales e incluyen actividades deportivas

Manuel de la O Cavazos, Secretario de Salud en el Estado, anunció también la liberación de horarios y la inclusión de actividades deportivas, prohibidas hasta este viernes.

«En las clases presenciales de educación básica hemos hechos algunos cambios, el aforo permitido para clases será de 40 por ciento, sin restricción de horario», resaltó.

«Teníamos que hacerlo gradual, escalonado, lento, y no como el ‘Borras’, como se dice coloquialmente».

«Me da mucho gusto que la próxima administración no batalle como batallamos nosotros, muchísimo, para concientizar a las personas».

El número de horas que el alumno permanezca en la escuela podrá incrementar de 2 en preescolar y primaria, y 3 en secundaria, a la jornada completa.

En caso de un contagio, no se cerrará todo el plantel, sino únicamente el salón en el que se presente.

La asistencia a clases presenciales seguirá siendo voluntaria

No obstante, el enviar a los menores a clases, sigue quedando a decisión de los padres, pues la asistencia es voluntaria.

«Obviamente todo es voluntario, gradual, escalonado, mixto e híbrido, con estricto cumplimiento de los protocolos sanitarios y las actividades deportivas están permitidas».

«En Nuevo León se implementaron buenas acciones y gracias a esas buenas acciones la pandemia va a hacia abajo».

«Hoy tenemos buenos indicadores. Tenemos suficientes camas en Nuevo León. Estamos en un riesgo alto, pero tenemos capacidad para abrir más de 2 mil camas».

Según cifras de la Secretaría de Educación, un 16 por ciento de los planteles, 983, cuentan con clases presenciales o mixtas, mientras que el 84 por ciento restante, 5 mil 125, se mantienen a distancia.

Es de destacar que el gobernador Jaime Rodríguez Calderón prevé incrementar el porcentaje de planteles con clases presenciales antes de concluir su administración, este 3 de octubre.

Aclaró que no le tiene miedo volver a las aulas, pero si precaución de que un menor enferme de Covid-19.

Asimismo, advirtió que el cambio de administración no significa el fin del virus, por lo que es recomendable continuar con las medidas sanitarias.

«No le tengo miedo al regreso a clases, le tengo precaución», subrayó.

«No quiero que esté un niño solo en una cama de un hospital».

«Espero lograrlo antes de terminar este gobierno», puntualizó.

Rodríguez Calderón descartó también que exista una «cacería» para cerrar colegios donde se detecten casos positivos, como denunciaron directivos.

Recordó que desde un inicio se acordó que se suspenderían labores por 14 días de presentarse algún contagio.

Suman esfuerzos por un retorno seguro

Luego de un año y medio de clases en línea; alumnos de diferentes sectores del área metropolitana regresaron a los planteles educativos el pasado 30 de agosto: dos horas en el caso de preescolar y primaria, y tres horas en secundaria.

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón aseguró que no permitirían que ningún alumno o maestro pierda la vida por el virus, cuya variante Delta afecta principalmente a personas de 25 a 44 años y también impacta a los niños.

Por ello, sumaron esfuerzos para blindar las instalaciones educativas y permanecer al pendiente de cualquier alarma.

De registrarse algún contagio, la totalidad del plantel cerró sus puertas por al menos 14 días.

«Las escuelas que han decidido trabajar de manera presencial lo tienen que hacer con los protocolos obligados, muy estrictos. No es lo mismo trabajar con niños que con adultos, el riesgo del maestro es mayor y el riesgo del niño superior», manifestó.

«Tendremos que ser muy estrictos, el padre de familia cierto que tiene la libertad de tomar una decisión sobre sus hijos, pero ningún padre de familia tiene la libertad de arriesgar a sus hijos; ningún gobierno tiene la libertad de arriesgar a sus maestros», manifestó.

De los 3 mil 600 edificios, 647 requirieron de «cirugía mayor», es decir, drenajes que no funcionan, entre otros desperfectos, 700 planteles fueron atendidos por el esquema federal, y 302 escuelas restantes fueron  intervenidas con el Fondo de Escuelas.

 «Ninguna escuela que no esté en condiciones podrá abrir. Todos juntos tenemos que trabajar, maestros, sociedad, gobierno entrante, gobierno saliente».

A la par de distribuyó material de limpieza, 10 mil termómetros digitales, gel antibacterial y 500 mil cubrebocas.

Sin embargo, debido a la tercera ola de Covid-19, la mayoría de los planteles optaron por la modalidad a distancia. Un 83 por ciento comenzó en línea, y un 15 por ciento en mixta.

 «La totalidad de los maestros está preparado para regresar a las aulas, pero también para el trabajo a distancia o mixto. Algunos días acudirán a clases y otros días desde casa».

Es de destacar que la asistencia será  voluntaria por lo que si un padre de familia decide no enviar a su hijo, este podrá continuar con sus clases desde casa.

De la O Cavazos, Secretario de Salud en el Estado, exhortó a los padres de familia y la comunidad escolar a no bajar la guardia en ningún momento.

En cada escuela se integraron comités de salud escolar para abordar cualquier irregularidad.

El primer filtro es responsabilidad de los padres de familia, que deberán verificar en casa si el alumno presenta fiebre o algún síntoma del virus. De ser así, deberán evitar enviarlo a clases presenciales.

Para los alumnos que acudan, se cuenta con un filtro en la entrada del plantel donde se tomará la temperatura al alumno, además de dotarlo de gel antibacterial y verificar que se encuentre en un buen estado de salud; acción que se repetirá en un tercer filtro en el aula.

Entre las recomendaciones están también cubrebocas obligatorio en todo momento, asegurar sana distancia, priorizar los espacios abiertos, y una adecuada ventilación en las aulas.

«El regreso seguro a clases es responsabilidad de todos. No los lleven a fiestas, no los lleven a reuniones, no los lleven a otras actividades. Se contagiaran en otros lugares».

Para mayores informes o cualquier duda, comunicarse al 070.