Los talibanes podrían regresar a las mutilaciones para castigar diversos delitos en Afganistán, como lo hicieron durante su primer gobierno.

Uno de los fundadores de los talibanes, el mulá Nurudín Turabi, señaló que las mutilaciones podrían regresar a Afganistán.

En entrevista con la agencia EFE, el actual responsable de prisiones, indicó que los castigos corporales podrán regresar al país.

Sin embargo, indicó que podrían cambiar las políticas para que estos ya no se hagan de forma pública, como se realizaban durante la primera etapa en el poder de los talibanes.

Pero indicó que esto tendrá que debatirse entre los líderes del movimiento extremista que retomó el poder en Afganistán.

“Cortar manos es sumamente necesario por razones de seguridad”, indicó Turabi.

Talibanes en Afganistán

Mutilaciones eran habituales en los años 90

En 1990 el fundador del movimiento extremista se encargó del Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio.

“Nadie nos va a decir cuáles leyes debemos tener. Seguiremos los lineamientos del islam y nuestras leyes estarán basadas en el Corán”, indicó.

Entre 1996 y 2001 los talibanes controlaron Afganistán aplicando de manera estricta las leyes indicadas en el islam.

Los castigos para los ladrones es la mutilación de una mano, y a quienes fueran declarados culpables por el robo en carretera, se les mutilaba una mano y un pie.

Mientras que los asesinos se les quitaba la vida con un disparo en la cabeza por parte de un miembro de la familia de la víctima.

Entre otras de los castigos corporales que realizaban son latigazos o apedrear hasta la muerte a las mujeres y a los hombres acusados de diversos “delitos”.