The Washington Post publicó la investigación de PODER sobre las evidencias de malos manejos de los fondos Conacyt por parte del Foro Consultivo 

El caso Conacyt, que involucra malos manejos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C., saltó a las paginas internacionales con la opinión expresada por autores del informe «La Mafia de la Ciencia».

La mafia de la ciencia es un trabajo periodístico del Departamento de Periodismo, Datos y Tecnología, de la organización PODER.

El objetivo del micrositio es develar las relaciones de algunos prestigiados académicos con el ejercicio opaco del presupuesto público designado al desarrollo de la Ciencia y Tecnología.

«Todas las afirmaciones aquí publicadas se encuentran debidamente justificadas con el expediente judicial I-1440/2019 y entrevistas con los primeros interesados», precisan.

Y es que lo que explican es que:

«El Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A.C., fue la vía que utilizó un grupo de académicos para usurpar funciones públicas y beneficiarse por más de 16 años de fondos públicos discrecionales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)».

El dinero se usó para pagar sueldos superiores a los de los gobernadores del país y comprar una casa que administran de manera privada.

Ahora, para mantener los privilegios, el Foro A.C. sostiene un juicio en contra de Conacyt.

El Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) con base en filtraciones de WikiLeaks hizo una profunda investigación sobre el destino de los fondos de Conacyt.

La mafia de la Ciencia
Caso Conacyt

Los indicios

Con el respaldo de dicha investigación minuciosa, Ricardo Balderas y Eduardo Martín-Borregón trabajan en la organización PODER publicaron un artículo de opinión en The Washington Post.

La FGR mexicana ha intentado dos veces que 31 científicos e investigadores del Conacyt, relacionados con la asociación Foro Consultivo Científico y Tecnológico A.C. (Foro A.C.), sean aprehendidos por cuatro delitos.

Detallan que en la denuncia señala que los servidores públicos “crearon, autorizaron y fondearon una empresa privada para después incorporarse a ella”.

Además, usaron recursos federales destinados a la investigación científica “para favorecer a dicha empresa privada en la compra de muebles, vehículos, inmuebles, salarios y servicios directos”.

Lo publicado por PODER en 2020

Al respecto señalan:

Desde marzo de 2020 la investigación La Mafia de la Ciencia, que publicamos en la organización PODER, ya señalaba que el Foro A.C. “fue la vía que utilizó un grupo de académicos para usurpar funciones públicas y beneficiarse por más de 16 años de fondos públicos discrecionales del Conacyt”.

«La investigación señala que, de 2011 a 2018, Foro A.C. recibió de Conacyt poco más de 287 millones de pesos. Buena parte de los cuales se usaron en viajes al extranjero, desayunos y compras por internet», precisan.

El caso de una casa

El caso que presenta la FGR «gira alrededor de la mala gestión de recursos públicos que hicieron desde el Foro A.C. Que está ubicada en la alcaldía Coyoacán de CDMX».

«Esta casa de dos pisos —en una zona de alta plusvalía — es propiedad de la asociación civil. Aunque no ha podido explicar de dónde salieron los 17 millones de pesos (850,000 dólares) para adquirirla», puntualizan los autores.

El articulo publicado por el diario norteamericano se intitula «Hay evidencia razonable contra los científicos del Foro Consultivo en México».

En el texto Eduardo Balderas y Eduardo Martín Borregón narran la historia financiera del inmueble.

José Franco, coordinador general de Foro A.C. entre 2014 y 2018, reconoció en entrevista para nuestra investigación que no revisó la procedencia de los fondos cuando compró el inmueble en 2015, indican los autores del artículo.

Según la excoordinadora Gabriela Dutrénit (2012-2014), «el fondo se heredó de la administración de José Luis Fernández Zayas (2004-2008)».

Dutrénit «agregó que el Foro A.C. recibió 30 millones de pesos de un contrato que pudo relacionar con una investigación sobre el derrumbe de la mina Pasta de Conchos», pero dijo en ese momento»:

“Yo entregué el dinero tal cual lo recibí, mi administración solo trabajó con fondos del Conacyt y está todo debidamente notificado”, se narra en el texto.

Por otra parte indican que «Julia Tagüeña, coordinadora de 2018 a 2020, y Adriana Guerra Gómez, secretaria técnica, dijeron en entrevista que ellas operaron con fondos meramente públicos».

Ambas dijeron que «los recursos con los que se adquirió la casa eran resultado de otras actividades que realizó la asociación previamente».

Antes de ser coordinadora general, Tagüeña «ejerció como directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt de 2013 hasta octubre de 2018, cuando renunció y tomó su puesto en la asociación civil».

Así mismo los autores de la investigación detallan que «en 2018, Conacyt adjudicó de forma directa al Foro A.C. 50 millones de pesos, el montó más alto desde 2011».

Tagüeña nos dijo que «no aprovechó su cargo para mandar fondos a la asociación, pero matizó que la actividad de ejercer recursos es común, por lo que enviar dinero a dicha asociación no constituye una irregularidad», puntualizaron.

Esos 50 millones de pesos, «de acuerdo con los informes del periodo de Tagüeña, se gastaron en viajes internacionales, viáticos, nóminas y gastos a empresas como Amazon, Google, Cabify, Lumen y Adobe».

El propio Foro A.C. «se facturó a sí mismo más de 15 millones de pesos y Tagüeña se asignó recursos a ella misma mientras era presidenta».

Al respecto revelan que «en noviembre y diciembre de 2018, Guerra Gómez percibió de sueldo 107,700 pesos mensuales».

Estas prácticas contradicen directamente los estatutos del Foro A.C., – indicaron los investigadores de PODER- que señalan que los cargos de secretaria técnica y coordinadora general son honoríficos “por lo que no implicará ninguna compensación económica por su participación”.

Incluso, abundaron «las reglas de operación de los fondos del Conacyt estipulan que solo deberán ser usados en actividades sustantivas».

Y subrayan: «pero los informes de gasto y también la compra de la casa muestran que esto no se cumplió».

Información oculta

Y es que los investigadores de PODER revelan que «toda esta información no es de acceso público, ya que el Foro es una asociación civil privada».

En este sentido precisaron «por lo cual sus activos son categorizados como bienes privados y no como parte del Conacyt».

Por lo mismo, no es un sujeto obligado a entregar información a la ciudadanía como sí lo son otros organismos autónomos.

La información para realizar el reportaje —700 documentos confidenciales— la recibimos por medio de la plataforma de alertas ciudadanas anónimas Méxicoleaks, precisaron.

Irregularidades y Adquisiciones

PODER en su micrositio «La Mafia de la Ciencia», le dedica un apartado a las adquisiciones e irregularidades.

En el sitio se narra que la mayoría del gasto reportado en el más reciente informe financiero de la A.C. revela que fue ejercido en viáticos para los académicos y sus nóminas.

Y que «también se encontraron compras a empresas como Amazon, Google, Cabify, Lumen y Adobe».

En total, el gasto registrado por la asociación civil en 2019 suma 49,425,767 pesos.

Por partidas

Lo que narra PODER, es lo siguiente, en sus propias palabras:

Dividiendo las partidas entre particulares y firmas, la empresa que más dinero recibió, fue el mismo Foro Consultivo Científico y Tecnológico, A.C. que se autoasignó 15,276,718.52 pesos.

En segundo lugar se encuentra la firma Esteva Maraboto Consultores, S.C. con 936,000 pesos.

A esa firma le sigue Esbira Consultores, S.A. de C.V. con 870,000 pesos y por esa misma cantidad, la empresa Ideas Emprendedoras de México, S.A. de C.V.

Le sigue México Red de Telecomunicación, S. de R.L. de C.V. con 794,539.60 pesos.

Los contratos

Pero si se analizan únicamente a las personas que ganaron contratos con el Foro A.C., el más beneficiado es Francisco Salvador Mora Gallegos con cheques por 1,255,200 pesos.

En segundo y tercer lugar se encuentran Alfredo Camhaji Samra y Mónica Ortíz Álvarez quienes recibieron la suma de 1,060,000 pesos cada uno.

Además, en cuarto lugar está Liliana Estrada Galindo con 876,000 pesos; y en quinto lugar Elisa Nuñez Acosta a quien entregaron 809,160.81 pesos.

Todos ellos son académicos que frecuentemente aparecen en los comunicados y eventos del Foro A.C.

Super-salarios

Además, en los informes financieros de 2019, es que durante los meses de noviembre y diciembre de 2018, la secretaria técnica de la A.C., Adriana Ramona Guerra Gómez, percibió 53,850 pesos quincenales, es decir, 107,700 pesos al mes.

Lo que significa 1000 pesos menos que el presidente Andrés Manuel López Obrador, quién recibe 108,659 pesos mensuales.

Además, Guerra Gómez recibió el monto de 134,600 pesos por concepto de aguinaldo la segunda quincena de junio de 2019.

El motivo de la fecha irregular para recibir el pago fue revelado en entrevista con Julia Tagüeña y Adriana Guerra quienes comentaron que decidieron depositar el aguinaldo en el mes de junio de 2019.

Esto, ante la incertidumbre del destino del Foro A.C., por lo que entregaron estas prestaciones de manera paulatina.

Viajes y comidas exóticas

En tan sólo un año (2019) la Asociación Civil Foro Consultivo Científico y Tecnológico reportó haber erogado 2,201,537 pesos sólo en gastos dirigidos a Guerra Gómez.

Fue ella quien viajó a Beijing, China, con cargo al erario, además de que contrató servicios de comidas en el extranjero.

Es importante mencionar que las percepciones salariales de los trabajadores en la A.C. no se encuentran marcadas en el registro de gasto.

Es decir, los sueldos y los contratos son cosas distintas, por lo que Guerra Gómez no aparece como máxima licitante, pero sí es una de las personas con mayores ganancias dentro de la A.C..

La actual coordinadora del Foro A.C., Julia Tagüeña Parga, se desempeñó como Directora Adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt, en el periodo de abril de 2013 a noviembre de 2018.

Participó en los procesos de autorización financiera firmando 3,306 proyectos por un monto total de 225,300,000 pesos.

De esa cantidad 104 millones de pesos fueron financiados con cargo al Fondo Institucional del Conacyt, que no tiene como objetivo financiar organismos del sector privado.

Lo anterior tal como lo narra PODER, como botones de muestra de los indicios válidos para realizar una profunda investigación y clarificación del caso.