Por Obed Campos

—Por lo pronto, coge el azadón, teoriza, sé puntual. Paga tu precio y cobra tu salario…
“Un poeta”. Octavio Paz

Tiene poco que en su red social de Facebook, el gobernador electo de Nuevo León, Samuel García y su bella esposa, la influencer Mariana Rodríguez Cantú, publican una foto contando con los dedos los días que faltan para la asunción de Samuel a la gubernatura del estado.

Esto lo hacen todos los días, quitándole un dedo por el día menos que falta para esa fecha especial…

Mientras tanto, el joven y afortunado Samuel, demuestra, una vez más que no se puede quedar callado, porque así no se ve bonito, según él, y salió de nuevo con su batea de babas populista.

Tanto que critica al señor ese que no quiso vivir en Los Pinos, pero sí en el Palacio, para salir igual que él, quien también afirma que no carga más de 200 pesos en la cartera. Más dinero ¿cómo para qué?

Yo creo que a esto se atiene Samuel: que a partir del 3 de octubre, él, como tantos antes, ya no sabrá (aunque de hecho parece que no lo sabe) cuánto le cuesta la vida a una persona de calle.

No tendrá idea del precio del tomate o del kilo de tortillas, porque sus cuentas, todas, serán absorbidas por la Tesorería Estatal.

Si no es así, cómo se atreve a ofrecer donar los casi 80 mil pesos mensuales que le tocan de salario en las dos quincenas como gobernador del estado.

¿A qué se atiene? ¿De qué la van a vivir él y su esposa?

Porque sí puede parecer muy bonito y muy bien intencionado que, tras asistir a una escuela del municipio de Guadalupe a revisar la rehabilitación de ese espacios educativo, diera a conocer que de inicio su sueldo será donado para el programa Apadrina una Escuela, así como otras causas sociales, tal y como lo hizo cuando fue diputado y cuando fue senador.

Y aunque el camino del infierno esté adoquinado de buenas intenciones, ya montados en gastos, pues que todos los que van a acompañar a Samuel en esta aventura de gobernar Nuevo León que también demuestren que lo hacen por amor al servicio y no por amor al poder o al dinero y que todos donen su sueldo y vivan de la asistencia pública.

Ah, de paso que se haga ley y esta ajuste también a alcaldes, diputados, regidores y a ver cuántos y cuántas se animan.

DE VUELTA AL CABILDO

Oscar Javier Collazo Garza es un hombre entregado a la lucha obrera. Ya ha sido regidor de Guadalupe y diputado local, siempre abanderando a la causa trabajadora.

Collazo regresa a partir de hoy a un nuevo período como regidor en el cabildo que encabeza Cristina Díaz, con la única promesa de hacer bien y limpiamente su encargo.

obedcampos@gmail.com
@obedc