El exmandatario Felipe Calderón se reunió con el presidente del Partido Popular (PP) de España, Pablo Casado. El político español aseguró que España no debe pedir perdón a México por la Conquista.

Por su parte, Calderón hizo un llamado a la ciudadanía mexicana para mantenerse unida. Además, afirmó que aborrece y maldice las atrocidades que el conquistador Nuño Beltrán de Guzmán cometió, pero también «bendice» y «agradece las bendiciones» del primer obispo de Michoacán, Vasco Vázquez de Quiroga.

Asimismo, pidió a la ciudadanía mexicana para «no caer en la trampa porque aquí lo que se busca es provocar y dividir». El expresidente panista instó a México a permanecer unido globalmente para enfrentar a los verdaderos enemigos que para él son la pobreza, miseria, inseguridad, el cambio climático y «todas esas cosas que no reconocen fronteras, ni mares, ni continentes».

El exmandatario afirmó sentirse orgulloso de sus raíces indígenas y españolas que consideró como «indisolubles». Aunado a ello, aseguró que Casado será el próximo presidente de España.

Mientras que el líder del Partido Popular reiteró que España no pedirá perdón a México, pero sí tiene que dar las gracias por una historia común. Durante la quinta jornada de su convención itinerante, Casado aseguró que la hispanidad es el mayo hito de la humanidad, después de Roma.

«Gracias a México, desde España, y con el gran orgullo de ser una nación hermana», concluyó. A través de su cuenta de Twitter, el presidente del PP agradeció a Calderón por sus palabras.