Por orden de un juez de Texas a mediados de noviembre podría volverse a implementar la política de «Quédate en México», impuesta por Trump y finalizada por el nuevo gobierno de Biden.

Sin embargo el juez consideró que la terminación de dicha medida no era legal y que se implementara nuevamente.

Por su parte el gobierno de Biden apeló con anterioridad la resolución del juez, pero fue desechada la petición.

En este sentido la agencia reporta que Karine Jean-Pierre, portavoz de la Casa Blanca, que a última hora del jueves, el Departamento de Seguridad Interior mandó un informe al juez.

Y precisó que en dicho informe «se describen los pasos que ha tomado de conformidad con la orden judicial» para restablecer la medida migratoria.

Además se informa que el Departamento de Seguridad Interior «apeló esa orden judicial».

Incluso, precisó «que tiene la intención de emitir un segundo memorando de terminación».

Sin embargo, en tanto sigue el procedimiento judicial “la administración Biden seguirá la ley y acatará la orden del tribunal”.

Depende de México

Asimismo Seguridad Interior declaró estar en condiciones de cumplir la resolución del juez a mediados de noviembre.

Todo ello, aclaró, «dependiendo de las decisiones tomadas por México”.

Por otra parte, Seguridad Interior dijo por Twitter que siguen las conversaciones con el gobierno mexicano del presidente AMLO.

“México es una nación soberana que debe tomar una decisión independiente para aceptar el regreso de las personas»; indicó la dependencia.

Con relación a la determinación del juez texano grupos de derechos humanos se manifestaron en contra y pidieron al gobierno de Biden emitir un nuevo memorándum.

«Cuanto más demora el gobierno, más vidas están en juego”, dijo Jorge Loweree, del American Immigration Council, indicó el portal.