La Fiscalía General de la República (FGR) podría buscar agregar a los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, el de delincuencia organizada contra los más de 16 actores políticos señalados en el caso Odebrecht.

Entre los indiciados destacan el expresidente Enrique Peña Nieto, quien fuera su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el excandidato presidencial Ricardo Anaya, el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Carlos Treviño y el exsenador panista Jorge Luis Lavalle, el todavía gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, así como los ex senadores Ernesto Cordero Arroyo, David Penchyna Grub.

De acuerdo con Milenio, la FGR sube la apuesta y buscará culpar a los involucrados en el caso Odebrecht por uno de los delitos más graves, delincuencia organizada, si se logra el objetivo, los involucrados podrían alcanzar una pena que alcanza hasta los 60 años de prisión.

Y es que el pasado 2 de septiembre, la Unidad de Investigación a cargo de este caso emitió un acuerdo en el que remitió el oficio UIL-B-CGI-175/2021 a la Fiscalía Especializada en materia de Delincuencia Organizada a cargo de Alfredo Higuera Bernal. Esto para que integrara la carpeta de investigación correspondiente al folio FED/SEIDF /CGI-CDMX/0000865/2020.

“Esta Representación Social de la Federación considera que los hechos investigados podrían constituir alguno de los delitos de delincuencia organizada competencia de esa Fiscalía Especializada”, detalla el documento.

En la relatoría del caso, realizada en los documentos por el Ministerio Público Federal, señalaron que el entonces presidente Peña Nieto y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray recibieron recursos procedentes de la empresa brasileña Odebrecht a través del otrora director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin. Los mismos que fueron aplicados, entre otras cosas, para financiar en 2012, la campaña electoral de Peña Nieto. Así como para entregar sobornos a legisladores de la Cámara de Diputados y del Senado. Esto, con la finalidad de que éstos emitieran su voto a favor de la reforma Constitucional en materia Energética y Leyes Secundarias. Con el fin de que permitieran entregar contratos de extracción a petroleras privadas, sobre todo extranjeras, como Odebrecht.

“Todas esas conductas se realizaban bajo las instrucciones que daban, tanto Enrique Peña nieto y Luis Videgaray Caso y que eran operadas al interior de la paraestatal Petróleos Mexicanos, valiéndose del personal que laboraba en dicha empresa como lo era Emilio Lozoya Austin, director general, su secretario particular Rodrigo Arteaga Santoyo, su coordinador administrativo, Francisco Olascoaga Rodríguez, así como el personal de confianza del propio Emilio Lozoya Austin”, señala el documento.

La FGR señala que sustenta estos señalamientos en diversos actos de investigación, “consistentes en entrevistas del personal que laboraron en Petróleos Mexicanos, del personal que laboró en la Cámara de Senadores y de los ex funcionarios de la empresa brasileña Constructora Norberto Odebrecht con los cuales esta Representación Social de la Federación considera que podría actualizarse la comisión de delitos que son materia de la competencia de esa Fiscalía Especializada”.

Por ello, la Unidad Investigadora a cargo del caso ordenó remitir una copia certificada de toda la carpeta de investigación al titular de la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada, Alfredo Higuera Bernal, “para que conforme a sus facultades, dé inicio a lo que conforme a derecho corresponda”.