Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

Este fin de semana resultó redondo para la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Dos eventos fueron cardinales: la boda en Antigua, Guatemala, del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, con Carla Humphrey, consejera electoral. Por otro lado, el podio de tercer lugar de Checo Pérez en la Fórmula Uno en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

A Sheinbaum la invitaron al casorio, declinó asistir. Hizo bien. ¿Invitaron al presidente Andrés Manuel López Obrador y a su esposa Beatriz Gutiérrez Müller? Aseguró que sí y declinaron asistir: se aprende andando ya que el “socialitos” mediático de César Yáñez hace años en la revista Hola! fue suficiente. ¿Invitaron al canciller Marcelo Ebrard? Sin duda. No fue, pero envió a su embajador políticamente plenipotenciario, Javier López Casarín.

De las bodas importan las tornabodas, lo que sale después. Los lunamieleros hacen su tarea en interiores. Después de la fiesta, la cruda política para los invitados en exteriores. Leo en Milenio:

“La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, aseguró que la ex secretaria de turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz, cometió un error al viajar en un avión privado, por lo que aceptó su renuncia. Aseveró que el dinero con el que presuntamente se le detuvo en el Aeropuerto de Guatemala no le pertenecía y refirió que en su momento se informará que pertenecía a otra persona.”

Paola Félix Díaz viajó en un avión particular a la boda de Nieto y Humphrey, acompañada de su esposo, Jorge Rizo, de Juan Francisco Ealy Ortiz, dueño del periódico El Universal y, entre otras personas, de Alejandro Gou, uno de los organizadores del Festival Internacional del Día de Muertos en CDMX, proyectado por la ex secretaria de Turismo.

Agentes aduanales de Guatemala, al revisar la aeronave, advirtieron una colorida bolsa donde encontraron 35 mil dólares no declarados que, se justificó, serían para una atención médica en los Estados Unidos después de la boda. ¿Quién rentó el avión privado? Se dice que el director de El Universal, el periódico que una y otra vez ha sido señalado por López Obrador como tendencioso en contra de la 4T.

En su columna “Bajo Reserva”, la redacción del medio asienta: “El licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL, viajó el viernes a Guatemala en un avión privado rentado, para asistir a un evento social. Estuvo acompañado por integrantes de su familia, una asistente y un grupo de amistades que acudían al mismo festejo. Su asistente portaba dólares en efectivo, de origen legal y fiscalmente justificado, que serían utilizados en una segunda escala del viaje, en Estados Unidos, a fin de cubrir gastos personales ligados a procedimientos médicos a los que el licenciado Ealy Ortiz se somete de forma regular… En esta nueva declaración ella (la asistente) informó portar dólares, pero en un descuido omitió especificar el monto”.

¿Quién invitó a las nupcias a Ealy Ortiz? ¿Santiago o Carla o ambos? ¿A cuántos magnates de medios de comunicación invitaron y con qué fin? ¿Saben Santiago y Carla que invitar a eventos privados a personajes públicos con interés público –que pueden ser susceptibles de indagatorias posteriores– es un error, como lo señaló hoy en la mañanera Andrés Manuel? ¿Dónde se rompe la delgada línea roja entre austeridad republicana y derroche “privado”? ¿En un evento privado donde se apapacha a personajes públicos, inclusive adversarios de la 4T?

Por eso López Obrador aseguró: “Es un asunto escandaloso, en efecto, aún cuando se trata de un acto privado, pues los asuntos públicos en México son cada vez más públicos o se sabe más de asuntos o eventos privados. Antes no se conocía nada, había mucha ostentación, derroche, pero todo se silenciaba, ahora no, por eso hay que recomendarles a los servidores públicos que actúen con moderación, austeridad y que sigan el ejemplo de Juárez: el servidor público debía aprender a vivir en la justa medianía”.

Claudia Sheinbaum requirió un control de daños mínimo. Unas líneas discursivas parcas, pero convincentes, sortearon la crisis inventada: “El problema de ella fue haberse subido a un avión privado, ustedes saben que nosotros viajamos de una manera austera, si ella quería ir a esta boda, pues tenía que haber viajado en avión comercial. Es una funcionaria pues realmente muy eficiente y pues muy activa, pero pues hay cosas que no se pueden hacer, entonces por eso le aceptamos la renuncia”.

La tentación por corromperse en el tercer año de gobierno es enorme, los funcionarios piensan en omnipotencia e impunidad. Ahí está el caso de Julio Scherer Ibarra. Reproducir el modelo de corrupción y amiguismo del pasado es no entender la 4T. ¿Hasta dónde Paola Félix Díaz tuvo ganancia corrupta de su relación con el productor Alejandro Gou? ¿Por qué viajar con el adversario mediático de la 4T, Ealy Ortiz?

El fulminante despido de la ex secretaria de Turismo, reconvertido en renuncia, es un gran acierto político de Claudia Sheinbaum. Los errores tienen consecuencias. Y recuerdo la máxima de François Miterrand: “He verificado con frecuencia que el buen manejo de un error vale más que ciertos éxitos. Así lo enseña el arte del ajedrez, que consiste en aprovechar los errores cometidos”.

Claudia sabe de la importancia de la Fórmula Uno, el mayor evento turístico de la CDMX cuya derrama económica es multimillonaria. Desde antes agradeció a las escuderías y a la F1 por la confianza de participar en “F1 Gran Premio de la Ciudad de México Motor de Bienestar y Reactivación Económica”.

Claudia explotó el error de su ex secretaria de Turismo: no existen los miramientos ni la debilidad, existe la entereza para gobernar. Sheinbaum aprovechará el acierto, o sea, el tercer lugar de Checo Pérez. La Fórmula Uno en la Ciudad de México se volvió planetaria… pero también local. El éxito de Checo también es el éxito de Claudia Sheinbaum. Si el buen manejo de un error vale más que ciertos éxitos, ¿cuánto vale el buen manejo de un éxito?

A los pits del autódromo llegó un gambito de dama: el arte del ajedrez en jugada 2024.