Bulb Energy, proveedora de electricidad y gas, pidió designar administrador especial por insolvencia. Estado se hará cargo de la energética

La empresa Bulb Energy, el séptimo proveedor local de electricidad y gas en el Reino Unido, por insolvencia solicitó que el Estado designe un administrador especial, conforme a derecho.

Se trata de un mecanismo por medio del cual el Estado se hace cargo de la empresa para garantizar el servicio y las responsabilidades financieras.

Y es que lo que se señala es que Bulb es la mayor entre más de 20 empresas británicas del sector energético que han quebrado desde septiembre.

Por otra parte, medios locales indican que la cartera de clientes de la empresa es de dos millones de usuarios.

Misma que busca acogerse al mecanismo denominado Régimen de Administración Especial (SAR, por sus siglas en inglés), ya solicitado por el gobierno al juez.

Precisamente mediante el cual el gobierno británico y el órgano regulador de energía (Ofgem) se hacen cargo de un proveedor insolvente.

«Los consumidores no sufrirán ningún corte de suministro, y sus cuentas y tarifas continuarán como hasta ahora», subrayó por su parte Ofgem.

El Estado administra

Con relación al anuncio de la empresa, el gobierno del Reino Unido aseguró a los consumidores que la quiebra de Bulb no tendrá implicaciones en el suministro de energía.

Tampoco conllevará cortes durante el invierno, aseguró.

Por su parte el órgano regulador Ofgem solicitará con urgencia a un tribunal designe administradores especiales para la empresa en quiebra.

Esto tras evaluar que este mecanismo es la opción más viable debido al volumen de clientes de la energética.

Renovable

Otro dato es que esta empresa dice vender energía 100% renovable procedente de plantas solares, hidroeléctricas y eólicas, así como gas 100 por ciento neutral en carbón.

Dicha energética señala que es por la volatilidad de precios, debido a la escasez de gas combinada con menores exportaciones desde Rusia y una mayor demanda.

Además la empresa se quejó de los límites que puso el gobierno para regular la transferencia al cliente del costo de incrementos a los precios mayoritarios.

Misma que se conoce como Energy Price Cap.

La administración especial

En el caso de la energética Bulb, el Estado financiará a la empresa durante el periodo de administración especial.

Esto, para que pueda seguir suministrando energía a sus clientes y gestionar su salida de la situación de insolvencia.

Sin embargo, el gobierno no quiere que Bulb permanezca en este estado temporal más de lo absolutamente necesario.

Y tiene la intención de recuperar los costos (de financiamiento) en una fecha posterior.

Un escenario posible es que el gobierno determine clausurar al proveedor si demora en recuperarse y mudar a los clientes con otras compañías.

Finalmente al cliente

Por lo anterior, Ellen Fraser, consultora de Baringa Partners citada por Bloomberg, previó que, a largo plazo, el costo del rescate a Bulb recaerá en la industria energética.

Y está, a su vez, los cargará a los clientes en su recibos.

Regulador

El Ofgem establece dos veces al año (abril y octubre) el límite máximo de precio que pueden cobrar las energéticas a sus clientes.

Mismo que esta temporada de otoño-invierno se sitúa en 1.277 libras anuales (1.495 euros), un 22 % más respecto año pasado.

El Gobierno británico no tiene intención de retirar los límites a los precios de la energía.

Sin embargo, Ofgem anunció la semana pasada que ha iniciado un proceso de consultas para evaluar propuestas a fin de modificar esas limitaciones.

Y, de ese modo reflejar «los costes, riesgos e incertidumbres que afrontan los proveedores»; sin especificar qué significa esto en dinero.