Tras revelarse el pago por uso del carril exclusivo, el gobernador Samuel García Sepúlveda adelantó que establecerá nuevas condiciones para la operación de Ecovía.

El mandatario estatal indicó que como parte de la reestructuración del transporte público, intervendrá el sistema de movilidad que se encuentra emproblemado desde la administración del gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

La Secretaría de Movilidad, dijo, analiza ya varias opciones para tomar el control.

«El Bronco dejó puras broncas… la requisa fue una tontería, lejos de mejorar, empeoró el servicio», denunció.

«Cuando hagamos la reestructura del transporte, que va a ser el año que entra, vamos a tomar el control de la Ecovía, volverla a planchar o a licitar, para ponerla en orden».

«El año que entra que se haga la reestructura vamos a determinar la mejor vía jurídica para que esto se eche a andar», puntualizó.

Refirió que no solo hay una particular «ganón», pues incluso está el que hizo la obra y debe 140 millones de pesos a Banobras, y quiere que el Estado absorba el costo.

«Yo no voy a pagar el pecado ni ningún peso de terceros y menos de privados».

«La Ecovía llegó a ser el BRT más grande de México, era ejemplo nacional y de nuevo lo echaron a perder, entonces, nosotros tenemos que arreglarlo, ponerlo a jalar y que, como siempre he dicho, nos dé dividendos, nos dé remanentes, en lugar de como nos la dejó El Bronco».

Cuestionado sobre si se licitará bajo sus propias condiciones, advirtió que no cederá ante nada.

«El Estado es quien determina y ejerce el servicio público del transporte, el Estado no puede ceder ante nada y ante nadie el transporte público y por eso lo vamos a reponer».

«No importa a quién se la hayan dado (la concesión), este es un nuevo gobierno y requiere de un transporte público de calidad y ese BRT es clave para la movilidad de Nuevo León», agregó.

Especialistas en Corredores Viales, filial de Cemex, solicita un peso con 49 centavos por cada usuario.