La Cámara de Diputados avaló con 494 votos a favor, ninguno en contra, la reforma que prohíbe venta y distribución de refrescos y alimentos chatarra en las escuelas de educación básica, tanto públicas como privadas.

Se impedirá la venta

Los cambios impedirán la venta a través de distribuidores automáticos o máquinas expendedoras dentro de las escuelas de educación básica.

“Se deberá prohibir por cualquier medio la distribución gratuita, venta y suministro de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico a menores de edad en las instituciones educativas públicas y privadas de educación básica, así como la venta a través de distribuidores automáticos o máquinas expendedoras de estos productos al interior de dichas instituciones”, señala.

Combatir desnutrición, sobrepeso y obesidad en menores

La reforma a la fracción VIII del artículo 50 de dicha ley busca combatir la desnutrición crónica y aguda, el sobrepeso, la obesidad y otros trastornos alimenticios en niños y adolescentes.