El Cabrito fue condenado 25 años por cada uno de tres secuestros, más 16 años por delincuencia organizada. Deberá pagar 6 mil quinientos días de multa

La Fiscalía General de la República (FGR), informó que el líder de los Zetas en Oaxaca, Marcos Carmona Hernández alias Cabrito, recibió una pena acumulada de 91 años de prisión así como pago de multas, por el delito de secuestro y delincuencia organizada.

Se trata de una acción de la Fiscalía Especializada en materia de Delincuencia Organizada (FEMDO), en coordinación con la Fiscalía Especializada de Control Regional (FECOR), en su Delegación de Oaxaca.

Misma que «obtuvo sentencia condenatoria de 91 años de prisión en contra de una persona por los delitos de delincuencia organizada y privación ilegal de la libertad».

Además la dependencia informó que a el Cabrito se le cumplimentó una orden de aprehensión, en 2011, se le dictó auto de formal prisión en junio de ese mismo año.

Proceso

Posteriormente, y tras los procesos correspondientes, el Juez de la causa le dictó sentencia condenatoria por los delitos de privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro.

Esto es, «imponiéndole la pena de 25 años de prisión y dos mil días multa por cada evento, al tratarse de tres momentos distintos en la ejecución del delito».

Asimismo, lo condenó por el ilícito de delincuencia organizada (hipótesis de secuestro), imponiéndole 16 años de prisión y 500 días multa.

«En total, 91 años de prisión y seis mil 500 días multa», indicó la Fiscalía.

Asimismo se precisa que el Cabrito guarda reclusión en el CEFERESO # 13 “CPS-OAXACA”, con sede en Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oaxaca.

Historial

En ese sentido Proceso señaló que el Cabrito», de 29 años, es originario de Piedras Negras, Veracruz, e ingresó a la organización de «Los Zetas» en 2006 en el estado de Tamaulipas.

Esto es, dedicándose a funciones de seguridad y como encargado de un grupo de informantes (halcones).

Y, que en 2009 fue ascendido como jefe de plaza.

Luego de su detención, el Cabrito manifestó que ordenó y participó en la privación ilegal de la libertad de diversas personas.

Así como en el homicidio de varias de ellas en el estado de Oaxaca, a quienes ahorcaba, decapitaba o daba el tiro de gracia por negarse al pago de cuotas.

Por otra parte de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública Federal, contaba con el apoyo de elementos de las policías municipal, estatal y ministerial.

Asimismo, indica el portal, eran quienes le alertaban sobre los operativos y acciones en su contra.