Por Francisco Tijerina Elguezabal

“La civilización democrática se salvará únicamente si hace del lenguaje de la imagen una provocación a la reflexión crítica y no una invitación a la hipnosis.” // Umberto Eco

“¿Qué horas son?”, preguntaba el político a sus ayudantes y guaruras, quienes a coro respondían: “Las que usted ordene jefe”.

El poder ciega, confunde, equivoca y hace que quienes lo tienen, por cualquier circunstancia, tengan una percepción errónea de si mismos, creyéndose superiores a todos, por el simple hecho de detentar el poder.

Hace un par de días el gobernador de Nuevo León, Samuel García, recriminó públicamente a su equipo de logística por la colocación de un templete en un acto público. Palabras más, palabras menos, dijo en el micrófono frente al público: “Aquí, con el sol de frente, porque siempre nos hacen sufrir; tan fácil que es hacerlo del otro lado, pero bueno”.

Las cosas siempre, con contadísimas excepciones, tienen una razón de ser.

Extraño resulta que el jefe del Ejecutivo, tan afecto a la imagen, las “selfies” y las redes sociales, ignore una regla básica de fotografía que opera para cualquier medio en el que se capte una imagen, es decir, foto, video o cine, y que no es otro que respetar la fuente de luz.

Colocar al sujeto que se va a fotografiar de espaldas al sol o la fuente de iluminación, es ubicarlo a “contraluz” y lo único que se conseguirá con ello será oscurecer su rostro e imagen, aunque eso sí y para darle gusto al patrón, tendrá la comodidad de no tener la luz de frente.

La misma discusión la he tenido a lo largo de muchos años con políticos de todos los calibres, desde presidentes, gobernadores, alcaldes, candidatos, rectores de universidades, sus jefes y equipos de campaña, cuando diseñas un evento; nunca falta quien piense en la comodidad de los encumbrados y la explicación ha sido la misma: ¿es importante la foto del evento? Porque si lo es, tendrán que aguantarse y tener el sol de frente si en realidad quieren que la foto salga bien.

Debo decir, en desagravio a los anteriores, que ellos no eran amantes de la imagen, la selfie y las redes sociales, por lo que insisto que me extraña que Samuel no conozca un parámetro básico de la fotografía.

Nunca es tarde para aprender algo nuevo y alguien debería explicarle a Samuel que no se deben tomar fotos, ni videos, a contraluz.

ftijerin@rtvnews.com