El actor Ben Affleck, uno de los galanes más sobresalientes de Hollywood, reveló que hace más de 20 años se sometió a un tratamiento estético para corregir un detalle de su aspecto físico.

Esto lo hizo a fin de lograr el papel de A.J. Frost en la película Armageddon (1998) al lado de Bruce Willis y Liv Tyler. En entrevista para el medio EW, Affleck recordó esta experiencia.

«Era un poco ingenuo acerca de las opiniones que la gente se formaba sobre mí. El director Michael Bay y Jerry Bruckheimer me decían cosas como ‘tienes que ir a broncearte’. También me hicieron arreglarme los dientes y hacer mucho ejercicio para ser sexy», comentó.

Con tanto ejercicio y corriendo en el gimnasio, bromeó, «así como poniéndome aceite de coco en el cuerpo, me hacían sentir como una versión de esos calendarios masculinos sin camiseta, cargando un neumático un poco engrasado».

Ben Affleck consideró que el director de la película tenía una visión muy específica para su personaje, mismo que debía distinguirse por «un torso masculino, reluciente en el aceite. ‘Eso irá en el tráiler y ¡venderá entradas!'», le dijeron.

Ahora se ríe de aquel momento y celebra que Armageddon sea una de las favoritas de sus hijos. «La vieron y todos admiten que les gustó, aunque se burlen implacablemente de ella (la cinta) y de mí», concluyó.