Por Obed Campos

De nuevo el historiador Pedro Agustín Salmerón Sanginés, supuesto experto en estudios de la Revolución Mexicana, se encuentra en el ojo del huracán.

En abril de 2019, el lopezobradorista tuvo que renunciar a su cargo de profesor en el ITAM porque integrantes del movimiento #MeToo en Twitter lo acusaron de comportamiento impropio con las alumnas.

Ese mismo año, como director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones Mexicanas (INEHRM), causó una gran polémica al calificar como un “comando de jóvenes valientes” a los fallidos secuestradores y asesinos del empresario nuevoleonés Eugenio Garza Sada en 1973.

Ayer volvió a arder Troya luego de que se revelara que el “Dedo Sagrado”, es decir, la decisión lopezobradoriana lo ungía como el nuevo embajador de México ante la República de Panamá.

El malestar no se dejó esperar, y ya no solo entre los diplomáticos de carrera, tan vilipendiados en este sexenio, sino también entre los miembros de la autoproclamada Transformación de Cuarta o 4T.

Y es que entre otros nombramientos tampoco fueron bienvenidos el de Laura Beatriz Esquivel, escritora y exdiputada federal, como embajadora, en Quiensabedonde y Bruno Figueroa, actual embajador en la República de Corea, allá mesmo.

Pero donde si la puerca torció el rabo fue con el nombramiento del priista Miguel Aysa, exgobernador de Campeche, como embajador de México en la República Dominicana y el cargo o encargo a la exgobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, quien es la nueva titular del Consulado de México en Barcelona.

Llamó la atención que tras el desprecio del PRI y España no se insistiera en nombrar a Quirino Ordaz como Embajador, tal y como lo había anunciado el presidente hace cuatro meses.

En las elecciones de junio del 2021 de 15 estados estados en juego, Morena ganó 11, pero se esperaba que de los 4 que perdió, al menos los ahora excandidatos recibieran una invitación a chambear, aunque sea de edecanes.

Ahí tiene que se quedaron chiflando en la loma Juan Carlos Loera, perdedor de Morena en Chihuahua; Mónica Rangel en San Luis y Celia Maya quien fue la perdedora en Querétaro.

Y acá en Nuevo León, hay que decirlo, ya ve usted que tanto presumía Clara Luz Flores Carrales sus buenas relaciones con el régimen, que un día la situaban como subsecretaria de Gobernación, otro día como subjefa de la Guardia Nacional y al otro como subsecretaria de Estado.

Lo único cierto es que la guapa de Escobedo lleva seis meses en la banca y no se ve claro su destino político, por más que su marido Abel Guerra le invierta a la imagen.

Y en el resto del país, cambian los nombres pero la historia es la misma.

TRAGOS DE AMARGO LICOR EN CANAL 28

Oiga, qué exhibidota le dieron a la incompetencia de Osvaldo Robles, el director de lo que queda de la radio y televisión oficiales de Nuevo León, concretamente Canal 28, quien tuvo que ceder y regresar a su puesto a Jerry Garza Díaz, empleado de la televisora quien había sido dado de baja de manera más que injusta.

Poco le duró el gusto a Osvaldo y la reinstalación de Jerry fue ampliamente celebrada en redes sociales.