Durante cinco ediciones, Ricky Gervais ha presentado la gala de Globos de Oro y tras la segunda, tercera y cuarta ocasión en que consiguió ‘ofender’ a casi todos los presentes, aseguró que nunca más volvería a hacerlo, solo para acabar cambiando de opinión unos pocos meses más tarde y regresar de nuevo.

El humorista británico, creador de la serie The Office también había dicho en varias ocasiones que jamás lo contratarían para ponerse al frente de la noche más importante en la meca del cine, los premios Oscar, por miedo a lo que podría decir desde el escenario.

«Bueno, a lo mejor me dejarían presentarlos si hiciera todo lo que me dijeran. Pero ahí está el problema. Lo bueno de los Globos de Oro es que me permitieron escribir mis propias bromas, decir lo que quisiera y no ensayar nada. Y esa es una oportunidad demasiado buena como para que un humorista la deje escapar. No creo que los Oscar me dieran tanta libertad… ¡Estarían locos si lo hicieran!», declaró Ricky Gervais a su paso por el programa The View.

Sin embargo, justo la entrega de premios está buscando desesperadamente un maestro de ceremonias después de que en los últimos tres años se haya llevado a cabo sin presentador.

Aunque Tom Holland se ofreció recientemente a ocupar ese puesto, Gervais sabe de sobra que él atraería a un público mucho mayor por el morbo de ver a las celebridades ponerse nerviosas con su presencia.

Por esa misma razón, no ha podido resistirse a hacerle llegar una propuesta a la Academia de Cine. «Si me deja, si dicen que me permitirán hacer todo lo que acabo de decir, entonces lo haré. ¡Lo haré gratis!», prometió.

La actriz Whoopi Goldberg, que se encontraba entre los panelistas del programa, le dijo que hablará en su favor con los miembros de la Academia para tratar de que le den una oportunidad.