Al considerar que la cuarta ola de Covid-19 va de salida, el gobernador Samuel García Sepúlveda buscará la obligatoriedad en clases presenciales.

En conferencia Nuevo León Informa, el mandatario estatal adelantó que pedirá al Comité de Seguridad en Salud transitar de la modalidad híbrida a presencial.

Con ello, la asistencia a las aulas ya no será voluntaria, ni quedaría a decisión de los padres de familia, como hasta ahora.

«Le vamos a proponer al comité, que ustedes saben es el experto quien resuelve medidas, aforos y ajustes, un ajuste mayor en aforos, y más importante que ya el regreso a clases no sea voluntario.

«Espero que ya febrero puedan regresar a la escuela nuestros niños», manifestó.

Al momento Nuevo León tiene un aforo permitido del 30 por ciento en estadios, bares, centros nocturnos, casinos, eventos masivos, y ferias.

Además de un 50 por ciento de aforo en espacios abiertos y cerrados, incluyendo escuelas públicas y colegios privados.

Es de destacar que al mes de diciembre más de un 90 por ciento de los planteles acudían a clases presenciales, porcentaje que se redujo ante la llegada del Ómicron.

Lo anterior con la promesa de que una vez que bajaran los contagios, la apertura se restablecería.