Los beneficios de Amazon durante los tres últimos meses de 2021 se doblaron prácticamente. A pesar de haber tenido que lidiar con dificultades como el aumento de costes relacionado con la escasez de trabajadores en algunos de sus mercados y a los problemas en la cadena de suministros.

En dicho periodo, la compañía tuvo unos beneficios de 14.320 millones de dólares, así como una ganancia de 27,75 dólares por acción, frente a los 7.220 millones de dólares de beneficios del mismo periodo de 2020, cuando sus acciones experimentaron una ganancia de 14,09 dólares.

Los ingresos de Amazon entre octubre y diciembre, por otro lado, subieron un 9% hasta los 137.419 millones, y convierten al trimestre en el quinto consecutivo en el que los ingresos de la empresa sobrepasan los 100.000 millones. Para el trimestre en curso Amazon espera ingresar entre 112.000 y 117.000 millones de dólares.

Durante todo 2021, la compañía aumentó sus ingresos por ventas un 22% hasta los 469.800 millones de dólares.

Las ventas de su división cloud, AWS, subieron un 40% en el trimestre, mientras que la venta de anuncios de su división de publicidad, subieron un 32%. Es la primera vez que Amazon ofrece detalles de su área de negocio dedicado a la venta de publicidad, ya que hasta ahora englobaba sus cifras dentro de la categoría «Otras divisiones».

Se dispone a subir precios

Además de sus cifras, Amazon ha confirmado que se dispone a subir los precios de su programa Prime en Estados Unidos, que pasará de costar 119 dólares anuales a 139. Es la primera vez que Amazon sube el precio de Prime en Estados Unidos desde 2018, algo que muchos achacan a la emisión de un partido de la NFL cada jornada, algo que no afecta al resto de países.

También puede deberse a los costes de algunas producciones audiovisuales que está preparando, y sobre todo a los costes relacionados con los transportes y a los derivados de los problemas de la cadena de suministro.

Por el momento se desconoce si la compañía tiene planes de subir su precio en otros países.

El CEO de Amazon, Andy Jassy, que sucedió al creador de la compañía, Jeff Bezos, cuando este pasó en julio a ocupar el puesto de Presidente ejecutivo, destacó lo siguiente:

«Como esperábamos en vacaciones, hemos visto mayores costes impulsados por la escasez de mano de obra y las presiones por la inflación, y todos estos problemas persistieron ya en el primer trimestre por Ómicron. A pesar de estos desafíos a corto plazo, seguimos sintiéndonos optimistas y excitados con respecto a la empresa a medida que salimos de la pandemia», puntualizó.