La condena contra Iván Reyes Arzate la sugirió el fiscal del Distrito Norte de Nueva York, Breon Peace al juez del caso, Brian Cogan

El ex policía federal, Iván Reyes Arzate, a confesó sobre sus nexos con los cárteles de Sinaloa y Beltrán Leyva, esto podría llevarlo a 10 años de prisión en Estados Unidos.

Esta condena la sugirió el fiscal del Distrito Norte de Nueva York, Breon Peace al juez del caso, Brian Cogan.

Como respuesta a dicha petición, la defensa del ex comandante de la Policía Federal alegó que la condena es disparatada en comparación a las aplicadas a otros funcionarios acusados de corrupción.

Su defensa busca sentencia de 5 años

Mark DeMarco ha defendido que una sentencia de cinco años sería más que suficiente para su cliente.

Además, el abogado ha pedido que se le considere a Reyes Arzate los 40 meses que lleva preso en Estados Unidos.

Cabe recordar que, el 27 de marzo de 2017, el agente se entregó a las autoridades de Chicago.

Cercano al círculo de García Luna

Reyes Arzate pertenecía al círculo cercano del ex titular de la Secretaría de Seguridad, Genaro García Luna, acusado de narcotráfico en EEUU.

En diferentes ocasiones se ha especulado sobre una posible cooperación entre el ex comandante y el gobierno de Joe Biden, interesado en hundir al secretario.

Este hombre apodado la Reina, que mañana enfrentará a la justicia de EE.UU en una audiencia condenatoria, se declaró culpable de narcotráfico el pasado mes de octubre.

Durante el proceso aseguró que en 2016 recibió miles de dólares a cambio de informar sobre las investigaciones que los gobiernos de México y Estados Unidos tenían acerca del grupo criminal «El Seguimiento 39», ligado al Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva.

Al mando policíaco se le acusaba de tres cargos por conspirar para traficar, poseer y distribuir cocaína; sin embargo, sólo reconoció uno.

La Reina fue subordinado del ex secretario de Seguridad Pública de México, Genaro García Luna, quien se encuentra a la espera de un juicio en Estados Unidos. Al igual que el ex comandante, García Luna fue acusado de proteger a grupos criminales como los Beltrán Leyva y el Cártel de Sinaloa.

En abril de 2017, la conversación entre dos capos captada por la DEA destapó las actividades ilícitas de Reyes Arzate, con la banda criminal de los Beltrán Leyva.

La Agencia Antidrogas, señaló que Reyes cobraba a la organización familiar a cambio de entregarles investigaciones sobre ellos.