A lo largo de su historia, Nuevo León ha enfrentado diferentes periodos de sequía, algunos más intensos que otros, siendo hoy uno de los más preocupantes.

La escasez de precipitaciones en los últimos dos años, muy por debajo del promedio, provocó que las presas de la entidad se ubiquen en su nivel histórico más bajo.

Con inquietud, vecinos y autoridades ven como los embalses se secan con el paso de los días.

Lo anterior a tal grado que ya no son suficientes para el abastecimiento de agua potable de la zona metropolitana de Monterrey. En contraste, el Monitor Nacional de Sequía ubica solo a cuatro municipios de Nuevo León en condición de sequía.

Según un reporte al cierre de mes de enero, un municipio que representa 0.2 por ciento del territorio neolonés, se encuentra en «sequía extrema»; otro más, con 4.7 por ciento, en «sequía severa»,  y 31, 31.2 por ciento, están anormalmente secos.

Lampazos, Anahuac, Parás y Vallecillo, figuran en ellos. El resto, un 63. 9 por ciento de la entidad, no presenta afectaciones.

Muestran cifras de almacenaje

No obstante, según cifras de la Comisión Nacional de Agua a este viernes, la Presa Cerro Prieto esta apenas a un 10 por ciento de su capacidad de almacenaje, con 28. 813 millones de metros cúbicos por segundo.

Cantidad que se prevé siga a la baja derivado de la evaporación por los intensos calores, agotando reservas en no más de ocho semanas.

La Presa El Cuchillo registra 602. 978 millones de metros cúbicos por segundo, a un 54 por ciento de su capacidad; y La Boca 8.514 millones de metros cúbicos por segundo, a un 22 por ciento.

Alfonso Martínez, secretario de Medio Ambiente, resaltó que hace 1 mil 200 años se presentó una mega sequía que duró varias décadas, y ahora es algo similar.

El calentamiento global que existe debido al cambio climático, dijo, es una de las principales causas.

«Lo que está pasando actualmente en el siglo XXI es muy similar a lo que pasó en esa mega sequía y por lo tanto ellos determinan que estemos entrando a un periodo así», mencionó.

«Lo que podría ser una sequía cíclica se está agudizando por el cambio climático y una proporción de esa sequía que se pronostica tener por un tiempo prolongado si está teniendo por el cambio climático», añadió.

Es de destacar que a inicios del año anterior, el gobierno del Estado emitió Declaratoria de Emergencia por seca en 48 de los 51 municipios de la entidad.

Según el Monitor de Sequía de la Comisión Nacional del Agua, fue la primera vez, en los últimos ocho años, que todo el  estado registró algún tipo de seca.

Al cierre del mes de abril, se reportan 27 municipios en «sequía extrema», 22 en «sequía severa», y dos con «sequia moderada».

En sequía extrema se enlistó a Agualeguas, Los Aldamas, Anáhuac, Cerralvo, General Treviño, Parás y Vallecillo, todos los ubicados en la zona norte; mientras que el centro y sur están en sequía severa.

Sin embargo, esta no procedió.

Emite NL Declaratoria de Sequía Extrema

Dado a que la suma de sus presas se encuentra por debajo del 45 por ciento, el gobierno del Estado publicó Declaratoria de Emergencia por Sequía Extrema.

A través de un acuerdo en el Periódico Oficial del Estado de Nuevo León, dio a conocer que la entidad enfrenta una crisis severa de agua que le impide soportar los meses de primavera y verano, y llamó a la población a cuidar del vital líquido y racionalizar su uso.

A la par, el Congreso Local se unió a los diputados federales para que Nuevo León sea declarado en estado de emergencia ante el grave desabasto que azota a la entidad.

«Actualmente el Estado cuenta con un 44.16 % del porcentaje de volumen (de llenado en presas), por lo tanto se encuentra en la tercera etapa denominada sequía extrema».

«Con base en los resultados de los análisis y dictámenes realizados por la Comisión Nacional del Agua y Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, I.P.D., se emite la presente Declaratoria de Emergencia por ocurrencia de sequía… a esta fecha se han presentado bajos niveles de volumen en la Presa Cerro Prieto con el 9.88%; la Presa La Boca con un 25.28%, y la Presa el Cuchillo con un 53.98% de su capacidad de almacenamiento», refiere el escrito.

Asimismo, se anunció la suspensión de eventos que involucren el uso excesivo de agua.

«Se suspenden todas las actividades que por su naturaleza ameriten el uso excesivo de agua. Se deberán realizar todas las acciones de carácter preventivo que eviten la operación de infraestructura hidráulica, para ayudar a mitigar los efectos de la falta de agua«, agrega.

En contraste, la Federación sigue sin responder la petición de Declaratoria de Emergencia.

Es de destacar que Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey endurecerá los operativos para detectar y sancionar a los usuarios que hagan mal uso del agua.

Se recomienda evitar descargas innecesarias en el inodoro, racionalizar el agua al bañarse, operar lavadoras con cargas completas y no lavar coches con agua potable en casa, entre otras.

Van NL por 108 pozos de agua

Ante la sequía severa y el bajo nivel de sus presas, Nuevo León trabaja en la incorporación de 108 pozos de agua.

Trabajadores de Agua y Drenaje se encuentran a marchas forzadas para garantizar el abastecimiento del vital líquido durante el verano.

Al momento se conectaron ya a la red 11 de los 22 pozos someros ubicados en el área de la Macroplaza.

«El tema del agua es un tema de muchos años que gobiernos anteriores no atendieron y hoy estamos pagando las consecuencias», expuso.

«En total vamos a tener 108 pozos, que nos van  dar más agua de lo que da una presa en días normales», agregó.

Juan Ignacio Barragán, Director de los Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey, indicó que las 108 fuentes nuevas proporcionarán 2 mil 674 litros por segundo al suministro del área metropolitana, flojo de una presa en un día normal.

Detalló que se rehabilitarán 30 pozos existentes, además de la perforación de 50 nuevos pozos y otros 6 más considerados como profundos.

El llamado a la usuarios es a cuidar el agua y no desperdiciarla.

García Sepúlveda indicó que el día más frío de la temporada, la semana anterior, se registró un consumo a niveles de verano.

«Encarecidamente aquí su servidor Samuel García, a toda la población les digo de todo corazón, si somos responsables no habrá cortes».

«Hay de dos, yo no veo otra, o llueve o cuidamos el agua, la primera depende de otros factores que no están en nuestras manos y no vienen buenas noticias de lluvia por lo pronto. La otra que sí está en nuestras manos, que es cuidarla, se está tirando», añadió.