En rueda de prensa, el funcionario estatal advirtió que los episodios violentos seguirán al menos por unas semanas más, incluso pueden incrementarse.

Al tiempo de asegurar que ola de violencia no va contra la población civil, Aldo Fasci Zuazua, secretario de Seguridad, reveló que un cártel «grande» quiere tomar el control de los 16 grupos independientes que operan en Nuevo León.

La meta es evitar que la ciudadanía se vea afectada.

«Esta semana que todavía no termina ha sido la más violenta en mucho tiempo, en años, y desde que se inició la Mesa por la Paz es la más alta», dijo Fasci Zuazua.

«Es una lucha por las esquinas, por poder… uno de los grupos grandes quiere controlar a los pequeños, y eso tiene que ver con el Cártel de Jalisco, que aquí tiene poca presencia, pero más al norte tiene alianzas», expuso.

Detalló que en el país hay alrededor de 5 o 6 grupos criminales. No obstante, en la entidad operan 16 grupos que anteriormente eran parte de cárteles y se independizaron.

Lo anterior al disputarse el negocio millonario de la droga, cuyo cálculo más bajo es de 8 mil millones de pesos, mientras que se puede encontrar dosis de cristal de hasta 20 pesos.

«Para eso, la principal labor del Estado es proteger a la ciudadanía, que este problema entre cárteles y grupos criminales no afecte a la población», aseveró.

«Si enfrentamos con mayor poder al crimen organizado, corremos más riesgo de que afecte a la sociedad, no queremos víctimas secundarias».

«Estamos trabajando de la mano con el Ejército, Guardia Nacional, la Fiscalía de la República», puntualizó.

Prevén más detención de policías infiltrados

Luego que dos policías de Pesquería fueran detenidos por desaparición forzada, Aldo Fasci Zuazua, secretario de Seguridad Pública en el Estado, prevé la detención de más elementos coludidos con el crimen organizado.

Reconoció que las pruebas de control y confianza no son garantía de estar limpios, pues muchos policías buenos las reprueban, y policías malos saben manipularlas para aprobar.

Tan es así que solo en Fuerza Civil se tiene entre un 10 y 15 por ciento de efectivos con sospecha de irregularidades.

«Un tercer paso que dan los grupos criminales es infiltrar los policías, no lo hacen siempre porque les cuesta mucho dinero, por eso está habiendo detenciones de policías y vuelvo a decir que va a haber más… empezando por Fuerza Civil», advirtió.

«Los buenos se van a proteger y los malos van para afuera», señaló.

Respecto a las pruebas, recordó que estás ni siquiera sirven para un juicio. Explicó que la misma se utiliza tanto para elementos de Oaxaca como policías de San Pedro.

«Cuántos infiltrados haya, si lo supiera ya los hubiéramos detenido», indicó.

A esto, agregó que «Muchos policías malos la pasan, porque saben manipularla, y otros buenos no».