El intérprete francés Gerard Depardieu, amigo del presidente ruso, Vladimir Putin, se pronunció ayer martes en contra de la guerra en Ucrania y pidió negociaciones.

«Rusia y Ucrania siempre han sido países hermanos», dijo el actor de 73 años. «Estoy en contra de esta guerra fratricida. Digo ‘detengan las armas y negocien'», añadió.

En 2013 provocó una gran protesta al abandonar Francia y tomar la nacionalidad rusa en reproche por un aumento de impuestos propuesto a los ricos en su tierra natal.

Durante el mes pasado, cuando las tensiones se dispararon en la frontera con Ucrania, Depardieu abrió una cuenta de Instagram con una foto de sí mismo abrazando a Putin.

Asimismo dijo en la televisión francesa: «Deja a Vladimir en paz».

Depardieu se convirtió en una estrella en Francia a partir de la década de 1980 con papeles en The Last Metro, Police y Cyrano de Bergerac, antes de que Green Card de Peter Weir también lo convirtiera en una celebridad de Hollywood.

Más tarde actuó en producciones globales, incluyendo Hamlet de Kenneth Branagh, Life of Pi de Ang Lee y la serie Marseille de Netflix.

En 2015, Ucrania incluyó a Depardieu en la lista negra en aparente represalia por su supuesta negativa a reconocer la independencia del antiguo estado soviético.

El Ministerio de Cultura no dio ninguna razón oficial para la prohibición en ese momento, pero previamente había identificado a Depardieu y otras estrellas de cine internacionales amigas de Rusia como amenazas a la seguridad nacional cuyas películas deberían ser prohibidas.