Una mujer denunció en redes sociales que encontró una curita en su rebanada de pizza de Little Caesars, además afirmó que la sucursal no le hizo caso al problema

Las redes sociales siguen siendo el espacio ideal para exponer denuncias sobre diversas situaciones que ocurren en la vida cotidiana.

Tal es el caso de una joven que denunció que tras comprar una pizza de la marca Little Caesars se encontró con una sorpresa demasiado desagradable.

A través de su cuenta de Facebook, la usuaria Brenda Flores expuso una fotografía del momento en que encontró una «curita con sangre» en su rebanada de pizza.

El hecho fue apuntado contra una franquicia de Little Caesars en la zona conurbada de Veracruz, desde donde trascendió un posteo sobre el caso de una pizza contaminada.

Mujer denuncia que encontró curita en su pizza de Little Caesars

El posteo difundido en redes adjuntó una serie de fotografías para exhibir a la marca por el desagradable hallazgo que se llevó una joven.

Por otra parte, la denunciante escribió; «¡Qué asco! Miren lo que me salió en mi rebanada de pizza ¡Un curita con el puntito de sangre! Me siento enojada y asqueada».

La mujer explicó que compró su pizza en Little Caesars y que se percató de la presencia de la curita hasta que mordió su rebanada.

«(La pizza) no estaba mordida venía adentro de la pizza o sea la cocinaron con el curita estaba abajo del queso, obvio que no lo vi hasta que lo sentí cuando lo mastique»

comentó la joven

El caso desencadenó una serie de comentarios contra la empresa de comida rápida, además de las burlas por el hallazgo en la pizza.

Finalmente, la consumidora comentó que tras la mala experiencia marcó a la pizzería para notificarles el problema; «marque a la sucursal y solo me dijeron que mandara un correo con las fotos, que se les hace muy raro».

«El de la sangre pudo tener alguna enfermedad», «aquí los únicos culpables somos los consumidores porque esto es de hace años pero como es lo más rápido y fácil ahí seguimos», «yo pensaba que esas pizzas estaban congeladas», «Qué asco jamás vuelvo a comprar ahí», fueron algunos comentarios.