Por Obed Campos

El consejo más sabio entre coyotes es: “Cuando comas gallina, entierra las plumas”, y esa instrucción la sabe y la sigue cualquier aspirante a grillo de medio pelo, no se diga un presidente municipal de una ciudad del tamaño y la categoría de Santa Catarina.

Tiene usted el derecho de decir que “sigue Chon con calentura” y que “ya chole” con ese tema, pero le advierto que esto no ha terminado y que apenas es el principio de una nefasta operación, diseñada en las entrañas del Partido Movimiento Ciudadano para apoderarse de todos los ayuntamientos que se pueda, y, como no lo lograron en las urnas, pues, a billetazos lo van a intentar.

Si esto fuera al menos una historieta —porque es imposible que alcance la calidad de novela— podría intitularse “El Prócer de la Huasteca” o bien, “La Balada del Payaso que Llegó a Alcalde”.

Y sí, el principal protagonista de esta opereta de rancho es nada más y nada menos que Jesús Ángel Nava Rivera (aka) “Tofito”, el ex payaso y ahora alcalde chaquetero de Santa Catarina.

Pero para entender esta obra que alcanzaría su gloria no en un teatro, pero al menos en una carpa, hay que entender la parábola del burro que tocó la flauta… y no supo ni cómo lo logró.

Porque Nava Rivero llegó al poder no por su capacidad intelectual o habilidad política, sino porque le servía de carga bates a Víctor Pérez, el dueño del PAN en Santa Catarina.

Claro que ahora el periódico de la calle Washington, El Norte, quiere vender con regocijo y admiración “el acto heroico” de “Tofito”, quien todo lo que hizo fue que, a cambio de una maleta, dejó de lado su supuesta filiación partidista con el PAN.

Pero los que conocen de historia de Santa Catarina me apuntan un dato curioso:

El ex alcalde Gabriel Navarro (2009-2012) en aquel entonces se dejó influenciar por el ahora ex panista Fernando Elizondo quien buscaba a toda costa que le aprobaran el proyecto inmobiliario de Valle de Reyes, en lo que hoy es el Parque Nacional Cumbres en la zona de la Huasteca.

Como el antecesor de Navarro, Dionisio Herrera (2006-2009) no le aprobó el proyecto, Elizondo le azuzó las huestes de El Norte y al mismo Navarro.

Hoy en día la misma figura de Fernando Elizondo calladito calladito se ha logrado filtrar en la cúpula de Movimiento Ciudadano y como actual presidente del patronato del Parque Nacional Cumbres tiene vivos sus intereses y como tampoco Víctor Pérez ni Héctor Castillo se prestaron a facilitar mediante el permiso las intenciones de fraccionar La Huasteca, pusieron a “Tofito” Nava en la mira.

Porque es innegable que la vieja cúpula del PAN está metida hasta la cocina con Movimiento Ciudadano, pero no para beneficio social, sino para hacer negocios, porque en el fondo lo que buscan es repetir en Nuevo León lo que pasó en Jalisco, donde desaparecieron al PAN y al PRI y dejaron de segunda fuerza a Morena, porque le sacaron a enfrentarse con el inquilino de Palacio Nacional.

Pero les tengo noticias: se ve difícil que acá en Nuevo León repitan el esquema, porque Morena aquí sirve para dos cosas… Así que el camino estará libre para otro partido emergente o bien para que se pongan las pilas en serio los morenistas y saquen de una vez a todos los mugroso que viven pegados a la ubre del partido del macuspano en la entidad.

Ahora que Samuel García, es un niño de pecho y no le llega a Enrique Alfaro ni a los talones en intelecto y maquiavelismo…

QUE BONITO ESTRENO
“Los nuevos autobuses ecológicos que llegaron hace unos días ya están en las calles, jalando al 100% y facilitando la vida de miles de neoleoneses en el área metropolitana. Y ahí no se queda la cosa, hoy llegó el barco con 70 unidades nuevas más y le vamos a meter turbo para que lleguen a Monterrey a la brevedad…” Escribió Samuel “Mattel” García en sus redes, a pesar de que al menos 6 de las flamantes unidades fallaron y dejaron a pie a los usuarios.

COLOSIO Y SU MUNDO DE FANTASÍA
“La dignificación de espacios públicos que contempla la actual Administración de Monterrey no solo sirve para la convivencia de las personas y la reactivación física, también fomenta la seguridad al mejorar la cohesión social y brindar a los jóvenes lugares para desahogar sus energías y evitar tentaciones que los puedan afectar a ellos, a sus familias o a su comunidad”, dicen que planteó el presidente municipal, Luis Donaldo Colosio Riojas, al anunciar una inversión de 6.5 millones de pesos en la rehabilitación del bajo puente Gonzalitos a la altura de la avenida Madero.

Debajo de ese puente se quedan los familiares de los infortunados que reciben atención médica en el Hospital Universitario y, a falta de recursos para allegarse algún espacio, no hay de otra más que guarecerse bajo la loza y no se necesita ser arquitecto o ingeniero para reconocer el peligro de edificar ahí un albergue.

¿Con esos 6 y medio millones no podrían echarle tantita sesera y habilitar en forma una edificación cercana que no sea un riesgo?

Pero al príncipe Colosio le encanta el relumbrón y el mundo de fantasía.

@obedc
obed@scriptamty.com