Con la presencia del Ejército, Guardia Nacional y Fuerza Civil, Nuevo León blindará su frontera con Tamaulipas.

En Cerralvo, el gobernador Samuel García Sepúlveda, recordó que ahí se construyen ya un cuartel militar y un destacamento de la Policía estatal.

Se trata de una brigada militar, en la que la Secretaría de la Defensa Nacional invierte 970 millones de pesos y destinará 600 elementos, así como 60 unidades ultrablindadas.

«Vamos a blindarnos de la inseguridad del Estado vecino», resaltó.

«Tu Policía (municipal) no tiene por qué estar enfrentando crimen organizado, cárteles, o peor aún, estos monstruos fabricados».

«El Ejército y Fuerza Civil vamos a entrarle duro contra esos maleantes, que no vuelvan a entrar a Nuevo León, y menos a Cerralvo», puntualizó.

A la obra de la Sedena se suma, a un costado, un destacamento para 180 efectivos de Fuerza Civil.

La policía de Cerralvo, señaló al alcalde Baltazar Martínez, debe enfocarse a su gente y la atención de robos y delitos menores, y no al combate del crimen organizado.

«El municipio nos dio en cesión de derechos los terrenos donde van a llegar los militares con todo su equipo militarizado, Cerralvo va a ser la sede y van a llegar, si mal no recuerdo, 600 elementos aquí», dijo.

«Así que les puedo asegurar que no se van a acercar ni las moscas si quieren hacer un ilícito.

«También habrá 180 elementos estatales y, en conjunto con los militares, combatir la delincuencia organizada para que las policías municipales se dediquen de lleno a cuidar a la ciudadanía de la zona rural», agregó.