El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la primera dama Jill, viajarán este domingo a Uvalde, Texas, para reunirse con los familiares tras el tiroteo dentro de la escuela primaria Robb de esa localidad, que dejó un saldo de 19 menores y dos profesores muertos, informó la Casa Blanca; publicó MILENIO.

Los Biden viajarán a la ciudad del sur de Texas para “llorar con la comunidad que perdió 21 vidas en el horrible tiroteo en la escuela primaria”, dice el comunicado, retomado por The Washington Post.

La vocera de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo durante la rueda de prensa de este jueves que el presidente se reunirá con líderes comunitarios y religiosos y las familias de las víctimas.

«El presidente y la primera dama creen que es importante mostrar su apoyo a la comunidad durante este momento devastador y estar ahí para las familias de las víctimas», dijo Jean-Pierre. “(Las escuelas) deben ser santuarios de aprendizaje, no campos de batalla”. Los niños «deberían estar perdiendo sus primeros dientes, no perdiendo la vida […] Deberían estar en las prácticas de fútbol y softbol de las Pequeñas Ligas este fin de semana. Estos padres deberían estar planeando el verano de sus hijos, no su funeral”.