El gobierno de Gran Bretaña autorizó la extradición del fundador de Wikileaks Julian Assange.

De acuerdo con la secretaria británica de interior Priti Patel, se firmó la orden para que extraditen a Estados Unidos a Julian Assange, acusado de espionaje.

Esta medida se tomó luego de que un tribunal dictaminó en abril que el activista podía ser extraditado por la publicación de una gran cantidad de documentos en Wikileaks.

«Los tribunales de Gran Bretaña no han encontrado que extraditar al Sr. Assange pueda ser opresivo, injusto o un abuso procesal”, indicó el Ministerio.

Tampoco se ha determinado que la extradición sea incompatible con sus derechos humanos incluyendo su derecho a un juicio justo.

Dicha decisión representa un paso importante en la batalla iniciada por el activista hace años para evitar comparecer ante la justicia estadounidense.

Cabe recordar que el gobierno de Estados Unidos había solicitado a Gran Bretaña la extradición de Julian Assange para juzgarlo por 17 cargos.

Entre las acusaciones que hay contra el activista se encuentra el espionaje y el uso indebido de computadoras.

Condenan extradición de Assange

Según la fiscalía Assange ayudó ilegalmente a Chelsea Manning, analista de inteligencia del ejército estadounidense, a robar cables diplomáticos y archivos militares clasificados.

Posteriormente se publicaron en Wikileaks y pusieron muchas vidas en peligro.

Por su parte, la esposa de Assange, Stella dijo que la decisión que tomó el gobierno británico es el comienzo de una nueva batalla legal.

“Un día oscuro para la libertad de prensa y para la democracia británica”, dijo Stella.

Organizaciones de periodistas y grupos de derechos humanos habían pedido a Londres que rechazara la solicitud de extradición por parte de Estados Unidos.