Por Obed Campos

No solamente la administración del arquitecto Juan Ignacio Barragán Villarreal “El Pirrurris” ha demostrado ser totalmente nefasta e ineficiente en Agua y Drenaje de Monterrey, sino que ya salió más corrupta que cualquier inspección de alcoholes y espectáculos de los municipios.

Le explico: gran negocio era y es ser inspector o director de alcoholes y/o espectáculos en los municipios del área metropolitana, porque el cabecilla se llevaba las maletas de los moches, millonarios en muchos casos, cobrados a cantinas, bares, lupanares, loncherías y table dances o sea, centros de baile nudista, más otras correrías.

Yo conocí gente que llegó a alcoholes del municipio de Monterrey, por ejemplo, con una mano atrás y otra adelante y al final de su gestión terminaron con mansión en Chipinque, chofer y Mercedes a la puerta.

Pues el mismo esquema “de negocio” que los municipios aplican a los antros de vicio, lo aplican los inspectores de Agua y Drenaje, quienes ya lograron una cartera de “clientes cautivos” entre propietarios de car wash y gente adinerada que tiene alberca en casa y a la vista, a razón de una “cuota de cooperación” de 20 mil pesos por mes.

Se habla en los pasillos de Agua y Drenaje de un padrón de al menos 700 “clientes cautivos”, solamente en el área metropolitana, pero piensan ya expandir la inspección a zonas como Santiago o Allende, donde abundan las quintas con azules azules albercotas.

Si no lo aburro o la aburro, aguánteme un par de entregas, porque me van a pasar el organigrama de este sistema criminal de cobro de piso por agua.

RIDÍCULO Y BLASFEMO

Nos enteramos de un capítulo más de las ridiculeces de aquel que levanta la izquierda, pero cobra y apuesta en Las Vegas con la derecha, es decir, el rabioso Gerardo Fernández Noroña, pero esta vez no salió descamisado y envuelto en una toalla a tomarse un selfie en el espejo de su habitación de cinco estrellas.

En esta ocasión el impresentable que cobra como legislador se mandó confeccionar una suerte de “cédula” que imita a las de “Este hogar es católico…” pero en el colmo de la burla y la blasfemia pone el encabezado “Este hogar es Noroñista” (sic)

Y sigue: “Promovemos la lectura, el pensamiento libre y los derechos de las mujeres. No aceptamos propaganda paniaguada ni de otras sectas…”

Y termina: “¡Larga vida para el compañero Noroña! ¡Viva la revolución sin violencia de la 4T”.

¿Así o más ridículo?

@obedc
obed@scriptamty.com