Pese a ser un virus nunca antes registrado en el país, la conversión de hospitales en Nuevo León para atender la viruela símica está lejos de suceder, aseguró la secretaria de Salud estatal, Alma Rosa Marroquín; publicó MILENIO.

En entrevista con la plataforma MILENIO-Multimedios, la especialista dijo que si bien hay que estar atentos a su evolución, la enfermedad es de mucho menor riesgo en comparación a los escenarios vividos con el covid-19.

«(Queremos) tranquilizar en el sentido de que no se van a saturar los sistemas de salud por (la) viruela del mono, porque la mayoría de las infecciones, son infecciones que se controlan en casa, que se están vigilando; tratamos de cuidar mucho a los pacientes para que no se vayan a infectar las lesiones y aquellos que en paralelo presenten alguna otra enfermedad poder cuidarlos en extremo para tratar de que no se vayan a complicar», dijo.

Aunque expertos en el tema apuntan a una rápida propagación de la enfermedad, Marroquín dijo que la entidad cuenta con la infraestructura hospitalaria para hacerle frente a esta enfermedad en caso de ser necesario.

De acuerdo con los indicadores sanitarios, el grupo de personas entre 20 y 50 años, son más susceptibles a contraer este padecimiento.

«Claro que estamos preparados. Nuevo León es un estado que tiene una gran capacidad resolutiva por parte del sistema de salud público y privado. La mayoría de estos casos son ambulatorios, el riesgo viene cuando la enfermedad se empieza a dispersar mucho.

“La mortalidad hasta este momento es extremadamente baja y se presenta en personas que tienen otras enfermedades, y que pueda disminuir la respuesta inmunológica que normalmente se presenta», expuso la titular del sistema sanitario del estado.