Acompañado de amigos y rivales deportivos, Roger Federer se despidió como profesional. “Fue como tal como esperaba”, dijo

No podía ser de otra manera. Rodeado de amigos, colegas y leyendas. Acobijado por seguidores de cada rincón del mundo y con Mirka, sus hijos y sus padres presentes en un torneo que nació de su esfuerzo. Fue una noche de lindos puntos, con los últimos minutos del más bello revés de la historia, seguida de una agridulce derrota; publicó MILENIO.

Roger Federer se ha retirado del tenis profesional a los 41 años de edad y el mundo entero lloró junto a él durante su inigualable despedida. La créme de la créme del deporte blanco presente, pero el suizo no dudó en mostrar una vez más su vulnerabilidad, su humanidad “Ha sido un día maravilloso. Estoy feliz, no estoy triste. Disfruté cada cosa por última vez. No quería sentirme solo. Fue exactamente lo que esperaba”.

El deporte ganó…

Para muchos el resultado no importa. Por azares del destino Team World se llevó el duelo ante Team Europe en la primera jornada de la Laver Cup, y la dupla de los estadunidenses Frances Tiafoe y Jack Sock tiene los aplausos merecidos por respetar la competencia.

Suele suceder que los partidos de dobles se describen como más vistosos para la afición y más relajados para los tenistas. La receta no falló. El primer set fue de calentamiento. Fue más de un año fuera de competencia y ante el último partido de su carrera cualquiera pensaría que los nervios estarían presentes, en cambio fiel a su personalidad, Federer soltó varias sonrisas. Tocaba disfrutar.

Federer atacando, Nadal cerrando. Cada punto celebrado no solo por los 20 mil afortunados de ver el adiós en la O2 Arena de Londres, sino por cada miembro de la banca de Team World. Djokovic, Murray, Tsitsipas, Ruud, Berrettini y Norrie en sincronía de festejos; señaló MILENIO.

Una noche antes en la cena de gala Rafa lo presentaba: “Probablemente uno de los atletas más icónicos de la historia. Si hablamos de perfección en la cancha de tenis, probablemente es él. Creo que es una increíble inspiración para cualquier persona que ame el deporte. En lo personal un gran amigo.” No por nada se soltaron las risas cada que desperdiciaron un quiebre.

En el segundo set llegó el natural baile suizo y español. Los últimos destellos de la perfecta sinfonía tenística. El tenis sin esfuerzo. El más puro tenis genético. ¿Quién querría ser responsable de que el último partido de Federer fuera una derrota? Tiafoe y Sock estuvieron a la altura. La tarea era alargar lo más que se pudiera y entretener en el camino. No se puede decir que Frances no se lo tomó en serio después de reclamar al juez un punto polémico, a la vez que Jack pedía revisión cada que hubiera duda.

En el tie break, la cara cambió. La rodilla comenzó a molestar, pero si nunca se retiró de un partido en 24 años de carrera profesional, en el último no iba a comenzar. Y llegó el momento, los últimos puntos de una carrera sin igual en un nada común tercer set decidido por un match tie break. Ace Roger. 6-5 para el equipo europeo. El estadio estalla. 7-7. La magia sigue intacta. Federer saca para match point. Iguales 9-9. El suizo se acerca a su banca y ríe una vez más. “Espero que no hayan puesto la repetición, fue el movimiento más lento”. Fedal perdió, pero históricamente el deporte ganó.

Y llegó el adiós de Roger Federer

“Pensé que algo se iba a quebrar en el camino, estoy contento que logré terminar” confesó en su discurso de despedida. “Nunca se supone que debió ser así, lo volvería a hacer todo otra vez, ha sido un viaje increíble” agregó. 31 finales de Grand Slam, 10 consecutivas, 20 ganadas. Roger Federer se quebró cuando le preguntaron por su familia y con su reacción dijo más que cualquier palabra; publicó MILENIO.

“¿Tenemos que ir ahí? No, no. Está bien. Siento que lo he estado haciendo bien hasta ahora, por lo menos puedo hablar. En mis visiones no podía hablar, así que lo estoy haciendo mucho mejor. Todos están aquí. Mi esposa me ha dado tanto apoyo, me pudo haber frenado hace mucho tiempo, pero no lo hizo, logró empujarme”.

La realidad es que parece un sueño ¿En verdad le dijimos adiós a Su Majestad? El peso de su ausencia se sentirá con el tiempo. Como escribía el niño llamado a superar a todos en redes: “Federer haciendo cosas de Federer”. Por 2 horas todos fuimos Carlitos Alcaraz en modo fan con cada uno de sus tuits.

La No. 1 del mundo Iga Swiatek tampoco se quedó atrás, pero ya lo dijo el suizo en su semana de despedida, no será un fantasma. En sus planes quizá está comentar partidos y definitivamente jugar algunos de exhibición “Iré a visitar torneos para decir gracias y adiós. Jugaré tenis dos veces a la semana” advirtió.