Por Obed Campos

El municipio de Escobedo, Nuevo León, el de los años noventas de finales del siglo pasado, y no ocupamos ir lejos, el Escobedo de Clara Luz Flores Carrales, en este siglo, es tan diferente al de hoy con Andrés Mijes Llovera como alcalde.

En pocas palabras, la salida de Monterrey rumbo a la frontera norte es un infierno. Y no uno chiquito.

Recordemos que en el mes de abril cuando se registró el asesinato de la joven Debanhi Susana Escobar Bazaldúa, hecho bautizado como “El caso Debanhi”, Mijes Llovera, expriísta y hoy supuesto morenista devoto, espetó a los medios, que Escobedo “no se había calentado” y tal vez en ese momento tenía razón, pues él andaba de luna de miel en playas del Caribe mexicano y ni cuenta se dio.

Hoy la incapacidad para ofrecerle a los escobedenses la paz y la tranquilidad está por encima de cualquier intención de la autoridad. Escobedo tiene una falla comprobada en la seguridad pública y el alcalde, cuando se acuerda que es alcalde, trata de tapar el sol con un dedo.

El munícipe Mijes Llovera ha presumido la plataforma de búsqueda de personas, bautizada pomposamente como “el Protocolo 48”, que no es más que una copia mala de los programas que instrumentó en su momento, Clara Luz Flores, quien ahora está encumbrada en una dependencia de alta seguridad del Gobierno de México… Pese a que no pudo ni con la seguridad de su municipio.
Así, las estrategias de seguridad en Escobedo, son un fiasco y en este momento, a Mijes Llovera lo tienen catalogado como el peor de los alcaldes metropolitanos y si el pueblo reaccionara y le aplicara la Revocación de Mandato, saldría con la calificación, como para dejar el puesto a alguien que anteponga el bienestar por el Municipio, al placeo y la fotografía populachera.

Escobedo ya no aguanta un día más el infierno en que lo tiene sumido la inseguridad.

El asesinato diario y permanentes de escobedenses está a la orden del día y no vayamos tan lejos, el sábado un medio local de alta circulación y elevada influencia periodística daba cuenta de “otra jornada roja” con la muerte de 13 personas en la zona metropolitana y los hechos más violentos se registraron precisamente en Escobedo.

En un solo evento, restos humanos de varios sujetos fueron encontrados envueltos en bolsas negras, de las de basura, y dentro de un vehículo que dejaron en plena avenida Raúl Salinas Lozano, a la altura del Libramiento Noreste.

Y contrario a lo que dicta el sentido común, es decir, que para resolver un problema, primero hay que reconocerlo, para Mijes Llovera su administración transcurre como miel sobre hojuelas y se molesta si alguien le demuestra lo contrario.

Tal vez sea ya el momento que Mijes deje de pensar en su luna de miel y se ponga a trabajar.

@obedc
obed@scriptamty.com