En pro de la seguridad integral de las familias de Santa Catarina, desde esta semana, el alcalde Jesús Nava Rivera, anunció que inyectaría cada vez más recursos a obras como el drenaje, pues son inversiones que se necesitan.

El edil emecista reveló que aunque esta serie de obras son las que no se ven, a la vez son las que más se necesitan y la gente requiere de ellas.

Así es que el gobierno de Santa Catarina inició los trabajos de drenaje pluvial en el sector Residencial de Santa Catarina, y proyecta invertir más de 30 millones en este tipo de obras durante la administración municipal.

Al encabezar el arranque de esta obra, el alcalde Jesús Nava Rivera estimó que se proyecta construir 5 kilómetros de drenaje pluvial cada año hasta revertir el rezago de 15 kilómetros en este rubro, a fin beneficiar a los ciudadanos.

«Este año se construirán 5 kilómetros de drenaje pluvial y así nos iremos cada año, hasta terminar este rezago que durante años ha estado», dijo.

Nava Rivera manifestó que estos trabajos forman parte del paquete de obras para beneficiar la calidad de vida de los santacatarinenses.

Expuso que incluso y cuando se trata de obras inducidas subterráneas, son acciones que la ciudadanía agradece, sobre todo en temporada de lluvias.

«Invertir en drenaje pluvial, a la hora que llueve, pues la gente lo agradece mucho, estas son calles o avenidas donde se inundaban año tras año, con esta inversión y con estos trabajos podremos eliminar este problema», señaló el munícipe.

«El drenaje pluvial es una demanda de la ciudadanía, muchos gobiernos no se atreven a invertir en drenaje pluvial, porque son cosas que no se ven, pero bien que se sienten a la hora de una lluvia, por lo que se invertirá en ello», enfatizó.       

Es de decir que el crecimiento de las ciudades exige notables inversiones en infraestructuras, siendo la mayoría de ellas utilizadas diariamente por el ciudadano.  

Este es el caso de las vías de comunicación, zonas verdes, centros hospitalarios, redes para el suministro de fluidos, etc.

No obstante, el uso de estas infraestructuras y el normal desarrollo de la actividad ciudadana están, en ciertos momentos, condicionados por el correcto funcionamiento de otra infraestructura: la red de drenaje de aguas pluviales.