A pesar de que la crisis del agua no se encuentra totalmente resuelta, Agua y Drenaje de Monterrey descartó que para el próximo año vayan a regresar los recortes en el suministro como los ocurridos en el 2022.

Juan Ignacio Barragán, titular de la dependencia, comentó que no se repetirá debido a las acciones que está realizando la actual administración, además de las lluvias que se esperan para el próximo año.

«La perspectiva es que debemos poder soportar el abastecimiento de la ciudad en el año 2023 sin recortes«.

«Conforme a las fuentes de abasto que tenemos ahorita y las previsiones de lluvia históricas, no tendríamos problemas el año 2023, y con base a las proyecciones de lluvia históricas, tenemos una lluvia registrada desde 1960 al 2020, y nosotros en base a eso planeamos. No tendríamos problemas en el 2023», indicó.

El director de la paraestatal agregó que, sin embargo, se necesita el apoyo de la población haciendo un uso racional y responsable del agua; asimismo, explicó que el arranque total de los 200 pozos someros y de los 29 pozos profundos comenzará próximamente.

De acuerdo a Barragán, el año pasado, del 15 de febrero al 15 de abril, las precipitaciones fueron de 0% lo que cambió el panorama que marcaba que durante este 2022 no habría cortes.

Al comparecer dentro de la Glosa por el Primer Informe en el Congreso, remarcó que el Estado aún no sale de la crisis.

Argumentó que gracias a la construcción de los pozos profundos y someros la situación será completamente distinta. Ya que estos aportarán cerca de 3 mil 800 metros cúbicos por segundo adicionales al sistema de agua potable.

En relación a la Presa de la Boca, el funcionario estatal aseveró que el nivel de almacenamiento es menor por una normativa federal.

«La CONAGUA tiene una norma, nivel de aguas máximas ordinarias, NAM, y para la presa de La Boca presenta dos NAMOS, el de verano e inverno; la razón es como que responde mucho y el de verano, suele ser muy rápido con 35 millones de metros cúbicos y en invierno hay 39 millones».

«Si tuviéramos el NAMO de verano al día de hoy, dijo, tendríamos un 77.66 por ciento de almacenamiento y que hace un mes había 77.8 por ciento por el cambio de estación, motivo por el cual, según la Conagua, aparece en 68.84 por ciento», explicó.