El papa emérito Benedicto XVI murió hoy sábado a los 95 años luego de un agravamiento en su estado de salud, situación que había sido alertada previamente por el Vaticano y el papa Francisco, quienes habían pedido rezar por él; informa MILENIO.

«Con pesar doy a conocer que el Papa emérito Benedicto XVI ha fallecido hoy a las 9:34 horas, en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano. Apenas sea posible se proporcionará mayor información», indicó en un comunicado el director del servicio de prensa de la santa sede, Matteo Bruni.

Benedicto XVI, cuyo nombre secular era Joseph Aloisius Ratzinger, había sorprendido al mundo cuando decidió renunciar al cargo papal en 2013, siendo el primero en declinar a ese puesto religioso en seis siglos.

Ante el agravamiento de su estado de salud, el papa Francisco, quien fue su sucesor, había pedido previamente a las personas rezar por el ex pontífice, mencionado que estaba «muy enfermo».

El Vaticano informó de que su cuerpo será velado a partir del lunes en la Basílica de San Pedro. El Vaticano tiene rituales minuciosamente elaborados para lo que sucede después de la muerte de un papa reinante, pero no se conocen públicamente los de un ex pontífice romano.

En el semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis Primada de México recordó que en 2013, cuando renunció al pontificado, el papa emérito se retiró a la oración, la música, el estudio y la lectura al monasterio Mater Ecclesiae, en los Jardines Vaticanos.

En la publicación, la Arquidiócesis recuerda a Benedicto XVI calificándolo como el teólogo estudioso de San Agustín. “Murió Benedicto XVI, un buscador de la verdad y quien supo dar la cara ante los tiempos difíciles que vivió.

“Tímido, pero cercano. Un hombre culto que supo ganarse el cariño de la gente y de los sacerdotes. Murió Benedicto XVI, conocido no solo por sus escritos, sino también por ser un hombre sencillo que renunció a ser Papa tras reconocer las limitaciones que tenía por su salud y su edad”, refirió.

Señaló que fue emprendedor de un proceso de renovación en la Iglesia.

¿Quién fue Benedicto XVI?

El papa emérito Benedicto XVI nació en localidad de Marktl, en Alemania, el 16 de abril de 1927, y fue elegido líder de la Iglesia católica el 19 de abril de 2005, tras la muerte del papa Juan Pablo II; reporta MILENIO.

Benedicto XVI se convirtió en 2013 en el primer papa en renunciar en seis siglos, y desde ese instante hasta su fallecimiento estuvo prácticamente retirado del foco público, en un monasterio situado en los jardines del Vaticano.

Tras ocho años de pontificado, marcado por múltiples crisis, este reputado teólogo se vio salpicado de lleno a inicios de 2022 por el drama de los abusos sexuales contra niños en la Iglesia católica alemana

Benedicto XVI fue señalado en un informe en Alemania por su gestión de esos abusos cuando era arzobispo de Múnich, y salió de su silencio para pedir perdón, asegurando que nunca encubrió a ningún abusador.

Su renuncia, anunciada en latín el 11 de febrero de 2013, fue una decisión personal debida a su debilitada salud y no a la presión de los escándalos, según anunció el ex pontífice en un libro de confidencias publicado en 2016

¿Qué hizo Benedicto XVI en la Iglesia?

En 1977, el papa Paulo VI lo nombró Arzobispo de Munich y Freising, y el 27 de junio de ese año recibió el nombramiento como Cardenal. Participó en los cónclaves que eligieron como Papa a Juan Pablo I y Juan Pablo II.

Tuvo múltiples cargos en la Curia Romana y recibió siete doctorados honoris causa por distintas instituciones académicas de varios países.

El 19 de abril de 2005 fue elegido Papa, y escogió el nombre de Benedicto XVI. El 11 de febrero de 2013 anunció su renuncia al “Trono de San Pedro”, que fue efectiva a partir del 28 de febrero de ese año.

¿Qué pasará tras su muerte?

La Arquidiócesis dio a conocer que su muerte merece algunas consideraciones: En primer lugar, que un papa emérito ya no es propiamente el Papa. “Para entender mejor esta parte, recurrimos al padre José Alberto Medel, especialista en temas de liturgia; señala MILENIO.

“De acuerdo con el experto, los detalles de las celebraciones exequiales se sujetan a las normas litúrgicas previstas tanto en el ritual de las exequias cristianas, como en el ceremonial de los obispos”.

Ahora que murió Benedicto XVI, es muy probable que se apliquen los protocolos establecidos en la Constitución Universi Dominici Gregis, promulgada en 1996 por san Juan Pablo II.

“También se toma en cuenta la voluntad expresa que el Papa emérito haya dejado en su testamento, así como las consideraciones que el Papa reinante quiera tener con su antecesor”.

Al final, será la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Romano Pontífice quien se encargará del ceremonial y la que dará a conocer cómo será la celebración, refirió.